AMLO también puede ser enjuiciado políticamente

LO QUE NO FUE NO SERÁ

Por presionar a la Suprema Corte, sin querer queriendo el Presidente entra también a la consulta popular, pues es un ‘actor político’ y es de ‘años pasados’… Conclusión: López Obrador es víctima de su propio fuego

POR MARKOFLOS

¿Hasta cuándo, Señor Presidente, Andrés Manuel López Obrador? ¿Hasta cuándo sonará la alarma del pueblo? ¿Acaso será cuando la crisis económica toque a los bolsillos del pueblo “sabio”..?

Y hay más preguntas: ¿Hasta cuándo se puede abusar de la paciencia de millones de mexicanos honrados y trabajadores..? ¿Cuándo nos veremos libres de sus sediciosos intentos de acaparar más y más poder? Y de ser así, ¿para qué tanto Poder? ¿Acaso no le basta ya tener los tres Poderes?

Y ya encarrerados, salen más cuestionamientos: ¿A qué extremos se arrojará su desenfrenada audacia para salir cada día, en sus mañaneras, a decir una mentira tras otra? ¿Acaso no lo arredran las miradas y semblantes de millones de mexicanos que todavía esperan, siquiera algo de lo que prometió y que, por lo visto, no llegará? ¿No comprende que sus designios están descubiertos? ¿Qué clase de país busca, uno con más pobres y menos oportunidades..? ¿No ve su conjuración fracasada por conocerla a todos (la división, el odio y la discordia entre los mexicanos)?

Con el accionar del Primer Mandatario, brotan más dudas: ¿No imagina que algunos de nosotros -adversarios o conservadores, como llama a todos los que nos atrevemos a cuestionarlo- ponemos al descubierto lo que ha hecho con la confianza y el poder que se le otorgó? Usted, Señor Presidente, está cada día, en cada mañana, pero en verdad ¿dónde ha estado? ¿A quiénes les cumplió? ¿Qué ha transformado y qué resolvió?

FOTO 1

En días pasados, yo me preguntaba cuáles serían los delitos o los cargos de los que se le podría acusar, claro, cuando sea ex presidente, después de 2024: ¿Se le llevará a juicio por consulta pública o por la integración de expedientes sustentados jurídicamente..?

“Con la vara que mides serás medido”; “El que a hierro mata, a hierro muere”; “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra” son parábolas o frases popularmente conocidas que por algo están.

Pero con la pregunta de la consulta popular que modificó la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en donde se quitó a los ex presidentes de la pregunta y en su lugar se puso ‘actores políticos’, pues la verdad se abre el abanico, ya no sólo los ex presidentes pueden ir a juicio político, sino TODOS.

Y para acabarla de amolar, incluso el propio Presidente puede ir a juicio político, no en 2024 sino ahorita, ya que en la pregunta modificada dice “años pasados”… y en esa frase entra el 2018, 2019 y lo que va de 2020.

Dicho de otra manera: La Suprema Corte, por darle gusto al Ejecutivo federal, lo pone también en la misma tesitura.

O lo que dicen muchos: AMLO es víctima de su propio fuego.

LAS ACUSACIONES DE AMLO A EX PRESIDENTES

Si se pretende acusar a Carlos Salinas por haber aumentado la pobreza, en 2.5 millones, en este sexenio ese “delito” podría traducirse en 15 millones más de pobres.

Si se quiere acusar a Ernesto Zedillo por el Fobaproa -que sirvió para no destruir el sistema financiero nacional-, habrá que cuantificar los desfalcos de recursos públicos que se sumarán al final de este gobierno por negligencia y omisión.

Si se quiere juzgar a Vicente Fox por el “desafuero”, mejor que se le agradezca, porque le dio a  AMLO el arranque de popularidad que necesitaba.

FOTO 2

Si se quiere juzgar a Felipe Calderón por los 120 mil muertos de su narcoguerra, habrá que esperar el saldo final de este gobierno, por lo pronto en dos años ya suman casi 60 mil… y todavía faltan más de cuatro años para terminar su administración.

Si se quiere juzgar a Enrique Peña por corrupción, sólo basta revisar los escándalos y los casos que se han hecho públicos en dos años del gobierno de la Cuarta Transformación.

EL ÚLTIMO ESCÁNDALO: EL INSTITUTO PARA QUITARLE AL PUEBLO LO ROBADO

Uno de los últimos escándalos de corrupción de la 4T fue la renuncia del ex director del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, Jaime Cárdenas, quien denunció ante la Fiscalía General de la República (FGR) corrupción de los actuales cuadros del Instituto, en las subastas y robo de artículos y joyas.

FOTO 3

Pero de esto, ni pío dice Alejandro Gertz Manero… No fuera Lozoya, Peña o Robles porque luego luego cantaría y hablaría mucho antes de que cante el gallo.

Al término de este gobierno, ¿habrá quien haga acusaciones o quiera revivir los videoescándalos del hermano incómodo, Pío López Obrador..? Quién aclara después de 2024, porque el gobierno de la 4T no cumplió, de manera puntual, con los procedimientos que ordena la Constitución en su artículo 134 y la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público… Dado que desde el inicio de esta gestión, este gobierno ha realizado más del 74% de sus adquisiciones por medio de adjudicaciones directas, esto sin contar la emergencia de salud.

¿Cuántos gobernadores de Morena serán acusados por la Auditoría Superior de la Federación por mal manejo de recursos públicos: Puebla, Morelos, Veracruz, Tabasco, Chiapas, Baja California Norte..?

En el sector salud, ni se diga, esto está más que cantado a quienes se culpará y serán acusados por negligencia, comisión y omisión. López-Gatell será incriminado, por haber alcanzado cifras récord mundiales de muertes -los especialistas estiman que se habrían alcanzado 200 mil pérdidas humanas- por el mal manejo del Covid… y también por el fallecimiento de niños con cáncer que se quedaron sin medicamentos.

Hay otro caso tremendo de corrupción: Los “superdelegados” que manejan los programas sociales repartiendo mucho dinero en efectivo, y que, en algunos casos, como el del hermano de  Eréndira Sandoval, titular de SFP, en Guerrero, o Carlos Lomelí en Jalisco, ya han sido acusados de malversar recursos públicos y todo indica que podrían convertirse en la versión “Estafa Maestra II”, al terminar este sexenio.

Una pregunta interesante es: ¿Las acusaciones de corrupción en Sener, Pemex, IMSS, CNDH, Conagua, Indep, Conade y Segalmex, por comisión o por omisión, se extenderán a otras entidades gubernamentales y se abrirán expedientes de investigación? Digo, es pregunta, porque el Presidente de la Transformación, desde que inició su gestión, se comprometió a dar una lucha frontal a la corrupción e impunidad, de meter a la cárcel a los corruptos y no utilizar la impartición de justicia con fines políticos.

No sólo no ha actuado contra los peces gordos del sexenio pasado, sino que los escándalos de sus más cercanos colaboradores han rayado en el cinismo de la corrupción como lo han mostrado los siguientes casos: Manuel Bartlett (casas); Rocío Nahle (parientes); Octavio Romero (parientes); Irma Eréndira Sandoval y John Ackerman (casas); Yeidckol Polevnsky (inmuebles fantasma) y los conocidos de Félix Salgado, Napoleón Gómez Urrutia y Elba Esther Gordillo.

BARTLETT, ÍCONO DE LA CORRUPCIÓN EN LA 4T

FOTO 4

El caso “Bartlett”, por sus 23 casas no declaradas y las adjudicaciones del IMSS a su hijo, se volvió emblemático de este gobierno y de la forma en como “se barren las escaleras de la corrupción -de arriba hacia abajo-”, con la absolución que le dio Eréndira Sandoval, titular de la SFP.

En campaña AMLO promete emular a Benito Juárez y ahora su subconsciente lo desnuda (discurso ONU) y quizá a quien pretende emular es a Benito Moussolini. Basta ver el manejo del conflicto de los agricultores de Chihuahua y la presa de la Boquilla y la forma autoritaria como utiliza a la UIF para congelar cuentas de los presuntos líderes del movimiento.

¿TRANSFORMACIÓN DE CUARTA?

Prometió y pregona austeridad y luchar contra la opulencia, pero, ¿qué creen?, llevó a su familia a vivir a un Palacio Nacional que es un “Museo Nacional”, que pertenece al pueblo.

El avión presidencial, de la demagogia y las mentiras -de su venta y rifa- se queda chico si vemos la vida lujosa de rey o emperador que ostenta al haber tomado por asalto el Palacio Nacional.

Aseguró que pondría en marcha una estrategia efectiva contra la violencia, que el Ejército regresaría a cuarteles y, aunque parecía alternativa la creación de la Guardia Nacional, no existe estrategia clara.

Insiste en erradicar la inseguridad nacional por medio de “abrazos y no balazos”. Parece no preocuparse el incremento de las estadísticas que ha llegado a casi 60 mil  mexicanos asesinados y la Guardia se ocupa más para hacer el trabajo sucio del “amigo” Trump contra los migrantes… y eso quedó demostrado el fin de semana pasado que contuvieron a las caravanas de centroamericanos en la frontera sur con Guatemala.

AMLO, en campaña, nos prometió un crecimiento económico del 4% desde el principio de su mandato y en 2019 -antes de la pandemia- ya había caído al 0.1 negativo. Para 2020 ya anda en dos dígitos la estimación de decrecimiento.

El nuevo T-MEC no nos ayudará mucho si sigue saliendo a diario, en sus mañaneras, a ahuyentar la inversión privada nacional y extranjera con inciertas políticas públicas reducidas a caprichos personales. La lista de tales acciones es cada día es más grande.

Puso en marcha la reversa de las reformas estructurales fundamentales que el país necesitaba desde hace 25 años y que por fin había logrado el sexenio pasado. Canceló la Reforma Educativa mediante una contra-reforma que destruye los avances en materia de Evaluación autónoma, desapareció el INEE y devolvió a la CNTE y al SNTE la facultad de intervenir y decidir en la entrega de nuevas plazas docentes.

Ha mermado la Reforma Energética. En Pemex se cancelaron rondas y licitaciones internacionales ya comprometidas, sus pérdidas ya resultan gigantescas. La CFE, primero desconoció contratos internacionales, con empresas canadienses y los de energías limpias, que se habían dado en el marco de la Reforma Energética. Se perderá en el olvido la muerte de 137 personas en Tlahuelilpan, Hidalgo, por el pésimo manejo del “huachicoleo”… que la verdad no acaba, ahí sigue trabajando y parece no tener fin la fuga de gasolina…

Y retomando el caso de la tragedia de Hidalgo, resulta paradójico que ahí no hay culpables, ahí no hay ‘verdad histórica’… Valen más los 43 de Ayotzinapa que los 137 de Tlahuelilpan.

FOTO 5

El Presidente de la República, en campaña, había prometido a destacados empresarios analizar la viabilidad de continuar con la construcción del aeropuerto de Texcoco. Su primera y más polémica decisión -que coincidió con lo que el pueblo decidió en su primera “consulta”- fue ordenar la cancelación de la construcción de un nuevo aeropuerto internacional que después de 25 años de intentarlo por fin se construía, y que representaría miles de millones de dólares para el país y mayor crecimiento económico y en turismo, proyectado para los siguientes 40 años… El error no fue cancelarlo, lo peor fue el mensaje de desconfianza que envió a los inversionistas.

En materia de salud.-en 2019 antes de la pandemia- se había  tenido el mayor desabasto de medicinas en IMSS y la destrucción del “Seguro Popular” han puesto en riesgo la salud de millones de mexicanos que ya se atendían en esa institución; en especial es dramática la situación de los niños con cáncer; canceló las estancias infantiles de un plumazo afectando a cientos de madres de familia trabajadoras.

Ha sido evidente y constante el ataque a instituciones autónomas como INE, CNDH, INEGI, INAI, Coneval y órganos reguladores como CRE, CNH y CENACE, incluso al propio Poder Judicial, que para muchos dobló las manitas ante el Presidente cuando le dio gusto en el aval de la consulta popular.

El deterioro de programas sociales –internacionalmente reconocidos- como Prospera, que evaluar y monitorear con eficacia el Coneval. Conacyt, y los fideicomisos de sus 27 Centros de Investigación y Desarrollo Tecnológico serán desaparecidos de un plumazo sin una evaluación, revisión y  diagnóstico serio. Ante esto, surge la siguiente pregunta: ¿Quién será el responsable de haber echado a la basura la capacitación, experiencia y preparación de más de 20 mil servidores públicos de mandos medios y superiores, la mayoría de ellos desplazados por un drástico, improvisado y fulminante recorte, otros orillados a renunciar porque de forma arbitraria se les redujo su ingreso hasta en un 50%, por aquello de que nadie debe ganar más que el Presidente de la República, toda vez que al Presidente se le “ocurrió” que su salario debería ser de máximo 108 mil pesos mensuales, sin haber realizado un estudio y diagnóstico técnico en materia de Remuneraciones.

IMPROVISACIÓN EN VEZ DE PREPARACIÓN

Parece que la Administración Pública, en aras de una “austeridad populachera “ que a la larga saldrá más cara, dejó de practicarse como una ciencia para dar paso a la improvisación, sustitución de capacidad y experiencia por designaciones arbitrarias “90% honestidad y 10% capacidad”.

Más bien se han hecho pagos de cuotas partidistas, cuando no burdo amiguismo y nepotismo. Ahí están los casos de: Pemex, a cargo de un “agrónomo”; Fondo de Cultura Económica y la Ley “Taibo”; CNDH, inepta e incapaz de saber de qué se trata su chamba; consejeros, sin perfil e improvisados en organismos autónomos; Conagua, a cargo de una inexperta que miente a su jefe y que ya demostró cómo ocasionar conflictos de alcance nacional que, además, no sabía que “dormía con el enemigo”, todos sus colaboradores calderonistas de cepa, como Eduardo Seldner, ex tesorero de campaña de Margarita Zavala.

FOTO 6

Al igual que en otras entidades como el Infonavit, que dirige el ex secretario técnico de la Presidencia de Felipe Calderón, Carlos Martínez Velásquez.

Todo lo antes expuesto en medio de un gobierno sumido en la confusión ideológica y la improvisación administrativa. Políticas públicas sin sustento y decisiones administrativas sin fundamento. Desapareció Proméxico y el Consejo Nacional de Turismo dañó la segunda fuente de divisas del país. Se destruyó el Instituto de Emprendedores que era un mecanismo técnico de financiamiento a jóvenes con iniciativa para la formación de nuevas empresas micro, pequeñas y medianas. En vez de ello, millones de jóvenes emprendedores o no, preparados o no, con o sin deseos de superación, tendrán un considerable ingreso (¿como para qué?, pero eso ya lo veremos en 2021).

Otra promesa incumplida fue que tendríamos una FGR autónoma, así como un fiscal anticorrupción independiente. En los dos casos se impusieron fiscales “a modo” y en lugar de presentarnos un proyecto serio para una profunda y verdadera renovación del sistema de justicia, todo se ha reducido a revivir el caso Ayotzinapa, desconocer la más amplia investigación que había tenido la PGR en toda su historia, para decirnos que la “verdad histórica”, producto de esa investigación, se borra de un plumazo… ¿y por qué esta decisión? ¿Acaso para borrar de un plumazo a todos los involucrados en los hechos de Iguala, municipio gobernado por José Luis Abarca, entonces del PRD y ya con apoyo para Morena de AMLO? No hay que olvidar que en ese entonces el estado de Guerrero era gobernador por el también perredista Ángel Aguirre. Los en ese entonces involucrados, hoy están el gobierno.

Hay que ver también en qué terminará el caso Lozoya, que más bien ya es un escándalo… ver si comprobarán las fechorías de peces gordos para que estén tras las rejas… Observar si habrá en este sexenio, al menos un juicio serio, en los órganos de impartición de justicia, de algún ex presidente, perdón, de algún “actor político”… o tendremos que esperar hasta después de 2024.

Al final, la Cuarta Transformación se reducirá a tres caprichos presidenciales, tres proyectos faraónicos: Tren Maya, Refinería Dos Bocas y Aeropuerto Santa Lucía, que ya desde un principio se avizoraba que son proyectos que en 2024 podrían quedarse truncados por falta de recursos, por falta de viabilidad técnica o ambiental, o bien porque no cumplieron con los objetivos económicos o sociales que se espera de ellos… ¿Alguien será responsable…?

FOTO 7

¿NUNCA ABRIREMOS LOS OJOS?

¿Seguiremos a los mexicanos ciegos ante el “mal gobierno”? ¿Será que estamos acostumbrados a que los políticos nos mientan: O que nos digan una cosa y hagan otra?

En algunos países los gobernantes no parecen incurrir en mayores costes o “delitos” cuando mienten, o cuando prometen lo que todos saben que no se cumplirá o describen la realidad de maneras que nada tienen que ver con lo que de verdad sucede. Es peligroso acostumbrarse tanto. Esta tolerancia ha hecho que en nuestro México la complacencia de millones de mexicanos -al menos treinta-, con las flagrantes mentiras de los gobernantes o con la hipocresía de los políticos alcance niveles insólitos.

Nos hemos acostumbrado tanto a que nos mientan que ya no nos importa; es parte de un juego en el que todos participamos.

Los gobernantes mentirosos saben que sabemos que nos están mintiendo y que, o no nos importa, o no hay nada que podamos hacer al respecto.

FOTO 8

Cuentan también con el hecho de que la mayor parte de la población no presta mucha atención a lo que dicen y que quienes sí prestan atención tienen la memoria corta.

Al final, “La política es el arte de servirse de los hombres haciéndoles creer que se les sirve a ellos” o “los artistas mienten para decir la verdad, mientras los políticos mienten para ocultarla”. Estas son algunas frases de la llamada filosofía popular que se repiten con frecuencia y que ratifican la idea de que la mentira es ineludible en el ejercicio político.

Algunos estudiosos del tema con investigaciones serias no han podido explicar esta situación que los votantes dan por hecho y, sin embargo, nada hacen para cambiarla. Un hallazgo ha sido comprobar que la mentira política es diferente a la mentira común por varias razones: la primera es que mientras el mentiroso común lo hace con palabras, el político no sólo usa palabras o mensaje literal, sino que también recurre a varias maniobras lingüísticas, como verdades a media o bullshit (hablar carreta o decir tonterías), generalmente para ser engañoso.

Y reitero la pregunta: ¿Hasta cuándo sonará la alarma del pueblo? ¿Hasta cuándo, Señor Presidente?

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA