¡Viacrucis de connacionales! Les ‘jinetean dinero’ de sus remesas

  • Todo un plan bien orquestado: Remitly cobra un servicio express para disponer el dinero en 15 minutos, pero resulta que “Mi Bodega Aurrera” tarda 48 horas en entregar la cantidad de las remesas… ¿Y los beneficiarios? Bien, gracias

POR GAEL BUENDÍA

Sin duda alguna, hoy en día el envío de remesas es un paliativo para México, incluso el gobierno ha reconocido que dichas remesas que envían nuestros connacionales son por varios millones de dólares.En el pasado el envío se realizaba por medio de Telégrafos Mexicanos, oficina gubernamental, que para cobrar era un martirio, ya que el beneficiario tenía que trasladarse a la oficina central y buscar su nombre en una pila de hojas para ver si el dinero estaba disponible, para luego de un peregrinar por una semana se lograra cobrar el dinero.

En la actualidad en California, Estados Unidos, existen tres compañías importantes que ofrecen sus servicios de envíos de su dinero y en su slogan predican el siguiente anuncio: “Su dinero en minutos”… y claro, en la mayoría de los casos los beneficiarios reciben el dinero contante y sonante.

Una de estas empresas es Remitly, que parece ser ya encontró la fórmula para ganarse unos centavitos a costa de los depositantes a través de lo que conocemos comno ‘jinetear el dinero’.

Resulta que, como siempre, no falta algún vivillo que viendo lo lucrativo en retener dichas remesas, lo pagan cuando quieren y el dólar lo cotizan a su vil arbitrio.

‘EL MODUS OPERANDI DE REMITLY’

Me explico: Un connacional escoge la compañía Remitly y envía 500 dólares; dicha compañía le da a escoger dos opciones de envío: puede ser económico a pagarse en tres días con la conversión de 23.34 por dólar, o por la vía express a cobrar en 15 minutos y a conversión de 23.19 por dólar.

Este caso, documentado por COSMOPOLÍTICO y nos reservamos el número de transacción por razones obvias, fue realizado el lunes pasado, en donde se envió 500 dólares y por la emergencia del envío se escogió la opción express.

Efectivamente, Remitly informó a los 10 minutos que el envío estaba listo para ser reclamado en “Mi Bodega Aurrerá”, ubicado en avenida Morelos Sur s/n, del Pueblo Mágico de Cuitzeo, en Michoacán.

¿Pero qué creen?, la empresa, por medio de una empleada, le comunicó que el dinero estaba disponible hasta el miércoles… ¡Ups!.. Y la empleada, “muy amablemente”, le dio al beneficiario un ticket y que después del mediodía se presentara a cobrar su dinero. Lo mismo le dijeron a diez personas que hacían fila para cobrar su remesa.

COSMOPOLÍTICO trató de comunicarse vía telefónica con Remitly, sin embargo, no fue posible ya que no aceptan llamadas telefónicas, pero nos dieron la opción de chatear y nos dieron el turno número 84, el cual se realizó al cabo de una hora 15 minutos… Así de saturadas están.

Luego de dar los datos de dicho envío, una empleada que se identificó como María C., y luego de explicarle el motivo del chateo, nos dijo: “Muchas gracias, en este caso su transacción aparece como completada, es decir, el dinero ya fue entregado; de casualidad ¿podría usted verificar con su beneficiario si ya pudo retirar el dinero?”.

Por educación acepté llamar al beneficiario y me rectificó lo que ya sabía, no le habían entregado el dinero.

“No se lo han entregado, le dijeron que hasta el miércoles, la pusieron en espera”, le dije a la empleada y añadí: “Ustedes prometen entregar el dinero en 15 minutos para pagarlo a un precio… ¿por qué no cumplen con el convenio? El dinero lo necesitan urgentemente, por eso me fui con la opción express”.

La repuesta de la empleada fue la siguiente: “Comprendo, en este caso debemos comunicarnos con el banco asociado, más que nada porque la transacción aparece como completada, y ya completada no podríamos hacer nada; lo que pudo haber pasado es que el lugar -Cuitzeo- lo colocó como pagado para ya el miércoles dar el dinero al beneficiario”.

Y yo le contesté: “Sí, pero no es justo que estén ‘jineteando’ el dinero, ya para el miércoles el dólar incrementará su valor”.

La empleada me responde: “Comprendo, como le digo, el dinero fue enviado y sí llegó al lugar; otra cosa muy diferente es que no haya dinero y le digan que para el miércoles; de todas maneras no se preocupe, contactaremos al banco asociado para saber qué fue lo que pasó”.

Asì fue la explicación de la empleada Remitly que muy amable me deseó tener “un maravilloso día”.

Y ‘MI BODEGA AURRERÁ’ EVADE RESPONDER POR EL CASO

COSMOPOLÍTICO quiso indagar más y se contactó a Cuitzeo, Michoacán, con “Mi Bodega Aurrera” con la finalidad de que nos diera su justificación de por qué retiene el dinero.

Una de las personas nos proporcionó el nombre y nos comunicó a la extensión del gerente de dicha tienda, Miguel Ángel Castillejo, quien por supuesto no encontramos, ya que su asistente nos dijo que ya se había retirado.

Prometimos hablarle al día siguiente y así lo hicimos, pero fue lo mismo: se nos negó.

Ante esta anomalía, la pregunta que surge es: ¿Quién pondrá en cintura a estas compañías que lucran y ‘jinetean el dinero’ de nuestros connacionales?

Las compañías Remitly, Xoom y RIA prometen a sus clientes que el dinero está listo para su retiro en 15 minutos, pero no cumplen.

La interrogante es ¿qué responsabilidad tienen estas compañías? Y la otra es: ¿Y las encargadas de entregar el dinero, como es el caso de “Mi Bodega Aurrerá” y Farmacias Isseg, que también tenemos documentado que ‘jinetea el dinero’ en perjuicio de los beneficiarios.

Como un dato adicional para las autoridades mexicanas, especialmente para la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), es que el gerente de “Mi Bodega Aurrerá” ordenó a los empleados reetiquetar los precios de la canasta básica, una vil cochinada y medida arbitraria contra los clientes y los mexicanos… y más en estos momentos de emergencia nacional por la pandemia del coronavirus.

Estaremos pendientes de esta denuncia.