Tintín Campa, el payaso más querido en Sudamérica

  • Por generar risas y explotar la alegría de la gente, especialmente los niños, se ganó el cariño del público sudamericano por tener el don de entrar en los corazones y el alma del espectador

 

POR JOSÉ VIEYRA

Para generar risas y explotar la alegría de la gente, en especial de los niños, se necesita mucho más que decir palabras chuscas, pues se debe contar con la facultad y el don de entrar en los corazones y el alma del espectador.

Así es como Tintín Campa logra situarse como el payaso mexicano más querido en estas artes.

Es de resaltar que en Perú fue  parte del Campeonato de Payasos, realizado, del 22 al 26 de enero en Lima, con gran éxito, por lo que esperan que en 2021 pueda estar de regreso en Sudamérica.

El productor y presentador de radio y televisión no sólo puso en alto el nombre de los payasos de México, sino también elevó en actuaciones sublimes la esencia mexicana en el mundo del circo, porque además marcó una pauta al ser invitado como jurado internacional, el primero desde la primera edición del Campeonato.

Tintín Campa, además de llevar su arte, compartió el panel de jueces al lado del mejor payaso del mundo según el Festival de Circo de Montecarlo, David Larible, quien ganó el Clown de Oro (mayor premio posible), y a su vez Pastelito, de Chile, fue considerado el mejor payaso de Sudamérica. 

El público y la familia circense presenciaron un acto inolvidable con los tres en la pista, una ocasión única y sumamente difícil de volver a ver debido a sus múltiples contratos en diferentes partes del mundo.

UN SUCESO DIFÍCIL DE REPETIR

Definitivamente fue una noche para recordar por mucho tiempo, especialmente por los limenses que ovacionaron la entrega de los tres maravillosos payasos.

El anfitrión del festival, Ricardo Miranda, destacó la importancia y honor de haber contado con Tintín en este 5to Campeonato de Payasos, ya que para la comunidad peruana de estas artes, también fue un suceso difícil de repetir.
En el transcurso del festival se realizaron actividades alternas que acompañaron a las funciones de gala, con la presencia de familias enteras que abarrotaron cada espectáculo, encuentro y seminario, donde los payasos participantes brindaron sus experiencias y anécdotas en este noble arte de hacer reír.