Sector empresarial apuesta por México

 

  • Coparmex-CDMX y ASUME, trabajan para preservar empresas y recuperar empleos
  • Armando Zúñiga, afirma que con certeza jurídica la seguridad privada coadyuvará en la pacificación del país 

Por Guillermo Pimentel Balderas

Es del conocimiento público que hay economistas de países europeos y de Estados Unidos, principalmente, que no están de acuerdo en que gobiernos, desde una “visión populista” y sin conocer la perspectiva empresarial, juzguen y menosprecien esta actividad, ya que son los que crean la economía real sobre la cual se apoyan los políticos. Además, han refutado, ante todo, la idea de que el capitalismo es una especie de “pacto fáustico”, un acuerdo con el diablo.

En entrevista para Cosmopolítico con el presidente de la Coparmex-CDMX y secretario general de las Agrupaciones de Seguridad Unidas por México (ASUME), Armando Zúñiga Salinas, abordó, por separado, la importancia del sector empresarial en nuestro país, en especial en la capital de la república y, afirmó que ha quedado claro que en medio de la peor crisis económica de la historia moderna del país, el sector empresarial ha apostado por México, manteniendo sus operaciones y cuidando la base de trabajadores a pesar de la pandemia y de la falta de apoyos federales y locales.

En amena charla vía telefónica, recordó que los pasados días 11, 12, 13 y 14 de octubre, la Coparmex-CDMX realizó un foro por la reactivación económica para la Ciudad de México, de manera virtual y que, el principal resultado de este ejercicio fue una enorme disposición al diálogo de las más altas autoridades del Gobierno de la Ciudad de México, de los legisladores del Congreso capitalino, de los Alcaldes locales, de los Presidentes de Partidos Políticos en la Ciudad y, de los principales dirigentes sindicales del país.

Esto, subrayó: “Para construir una agenda amplia con propuestas que ayude a la reactivación económica, con bases sólidas a la recuperación de los empleos perdidos y, con ello, enfrentar en mejores condiciones el acontecimiento salubre que, ayude a disminuir los contagios y las muertes por Covid-19”. 

Zúñiga Salinas, expuso que en este escenario, se propuso reorientar el gasto público para alcanzar los objetivos de la reactivación económica bajo varias propuestas como la exención temporal del impuesto sobre nóminas por los próximos 5 meses o hasta el restablecimiento de los 200 mil empleos formales perdidos en la capital de la república.

Asimismo, agregó, se formuló crear estímulos fiscales de 50 y hasta el 100% de diferimiento del pago del impuesto predial a las empresas que hayan mantenido la planta laboral y no hayan cesado las operaciones, así como aquellas empresas que privilegiaron el trabajo en casa para sus colaboradores.

El líder empresarial enmarcó que Coparmex siempre ha sido un organismo responsable en sus análisis y propuestas por lo que su objetivo, en esta ocasión, es colocar a la reactivación económica y el empleo como prioridad de las políticas públicas, así como reorientar el presupuesto. “Por ello, continuaremos fortaleciendo la presencia y el diálogo con el Gobierno de la Ciudad de México a fin de hacer realidad estas propuestas para fortalecer a las empresas formales y a las familias que de ellas dependen”, refirió.

Seguridad privada y la pacificación del país

En otra parte de la entrevista, Armando Zúñiga dijo que como representante de las 32 organizaciones que conforman Agrupaciones de Seguridad Unidas por México (ASUME), participó en el Parlamento Abierto organizado por las comisiones de Puntos Constitucionales y de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados, con la intervención de expertos de los sectores de la iniciativa privada, académico y público, como parte del análisis del dictamen que reforma los artículos 21 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de seguridad privada.

Insistió en que con certeza jurídica –como lo ha expresado en varios foros-, la seguridad privada que genera el 2% del PIB, coadyuvaría en la pacificación del país y daría certidumbre a la inversión. Se busca –agregó- homologar la legislación en materia de seguridad privada que involucre a los tres órdenes de gobierno y la coadyuvancia en labores de seguridad pública en casos de emergencia o desastres naturales para dar certidumbre a la inversión, impulsar la profesionalización de la industria y, colaborar en la pacificación de nuestro país.

El también profesionista, expuso que como parte del análisis del dictamen que reforma los artículos 21 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de seguridad privada, se pretende cambiar una legislación federal obsoleta y una sobrerregulación estatal e incluso municipal que, ha limitado su competitividad al grado que han llegado a identificar 114 diferencias de trámites entre las entidades federativas sobre los requisitos que se solicitan para regular a las empresas de esta industria.

Armando Zúñiga mencionó que durante su participación en el Parlamento Abierto, en la Cámara de Diputados -con la participación de expertos de los sectores de la iniciativa privada, académico y público-, alertó que la legislación federal obsoleta en seguridad privada, ha traído como consecuencia incertidumbre jurídica y discrecionalidad, que se han traducido en constantes actos de corrupción y extorsión por parte de las mismas autoridades en estados colindantes.

Por ello, el especialista en seguridad privada, puntualizó que es urgente y necesario apostar por una ley que evite uno de los principales postulados del actual gobierno de la República, que es poner un alto a la corrupción.

Por lo tanto, en el Parlamento Abierto en la Cámara de Diputados, los expertos que participaron coincidieron en que es urgente la necesidad de aprobar la Reforma Constitucional a los artículos 21 y 73 en materia de seguridad privada para mejorar este sector que genera el 2% del PIB.

Polarizan la lucha de clases 

George Franklin Gilder, en su libro: “El espíritu de la libre empresa”, es muy claro y directo al afirmar que  “los empresarios, por ser los ingenieros de cambio, son indispensables para la puesta en vigor de un cambio en valores”, por lo que, consideró que no es justo que el presidente (Andrés Manuel) López Obrador y a algunos funcionarios de gobierno, legisladores o dirigentes de Morena, pretendan satanizar permanentemente al empresario. “No sé si lo hacen por carga ideológica, por complejos personales o interés de polarizar la lucha de clases”, expone.

El futurista y tecnólogo estadounidense, subraya al respecto: “Las sociedades sanas siempre están en deuda de gratitud con sus empresarios; son los que crean la economía real sobre la cual se apoyan los políticos”, subraya. 

Además, Gilder -inversor, escritor, economista- apunta: “La realidad es que constantemente escuchamos una opinión, una iniciativa legislativa, una descalificación que busca denigrar la figura empresarial dejando la idea de corrupto, explotador, egoísta o privilegiado, todo esto visto desde una “visión populista” sin conocer la perspectiva empresarial. Se juzga el ser empresario y se menosprecia la odisea de serlo”, lamenta.

En tanto, en otra publicación: “El Altruismo de la Empresa” (Cuadernos Empresa y Humanismo), Gilder refuta, ante todo, la idea de que el capitalismo es una especie de “pacto fáustico”, un acuerdo con el diablo mediante el cual se obtiene prosperidad y riquezas a cambio del despliegue de la avaricia y el pecado. 

Correo: guillermo.pumageneracion1979@gmail.com