Por perdonar los Tuzos se van Pachuca-sa

  • El equipo de la Bella Airosa desperdicia oportunidades clarísimas de gol y Pumas avanza a las semifinales

POR JOSÉ VIEYRA

Un Pachuca sin contundencia perdonó a Pumas y les permitió clasificar a las semifinales tras empatar 0-0 (global 1-0), un resultado que dejó a los auriazules con mucho por replantear si es que quieren pelear por el título.

Sufriendo de más y sin hacer gala de una de las ofensivas más poderosas del torneo, los universitarios mantuvieron el invicto en el Estadio Olímpico.

El primer tiempo fue dominado ampliamente por los Tuzos, que obligaron a los de casa a replegarse en su zona, defendiendo y aguantando la embestida.

La única clara que tuvo el cuadro felino fue al 17′, cuando Facundo Waller no pudo definir, le pegó con la diestra y su disparo salió desviado.

Después de ese momento tuvieron que aguantar el empuje de la ofensiva del cuadro de Paul Pezzolano. Incluso hasta la suerte jugó a favor de los Pumas, pues un disparo de Víctor Dávila se estrelló en el poste al minuto 26.

Y en una segunda jugada, Dávila volvió a fallar frente al arco de Julio González volando su remate, para darle aire a los universitarios que ya no sabían qué hacer para detenerlos.

Fue hasta el segundo tiempo cuando el técnico, Andrés Lillini, hizo algunos ajustes y se vio a unos universitarios más agresivos, abandonando su zona y hasta abusando de los disparos de media distancia.

Pachuca se jugó el todo por el todo con los ingresos de Erik Sánchez e Ismael Sosa al 56′, aunque no le dieron el resultado deseado.

El técnico Pezzolano echó su resto y a 23 minutos del final puso en el terreno de juego a Felipe Pardo y Roberto Nurse, quien tuvo que tomar el lugar de Emanuel García, tras salir lesionado.

Juan Manuel Iturbe ingresó al 74′ para apuntalar la ofensiva auriazul, ya que Carlos González bajó para apoyar a los contenciones, frenando en seco a los hidalguenses.

El reloj jugó en favor de Pumas, metiéndole mayor presión a Pachuca, que no pudo hilvanar y conectar, además de que el esfuerzo le pasó factura a sus jugadores, Rodrigo Salinas salió lesionado, no pudo más ante el esfuerzo realizado y a 15 minutos del final tuvo que pedir su relevo.

A un minuto del final, Juan Dinenno dejó su sitio a Bryan Mendoza, pero prácticamente el equipo universitario defendió su zona e hizo gala de su espléndida condición física para terminar por doblegar a los Tuzos, que no pudieron mejorar respecto a lo que hicieron en la ida, pues nuevamente fallaron en la definición.