PALACIO, LA SIGUIENTE RIFA

Redacción/Cosmopolítico

A VER, A VER…Ahh, cuando creíamos que ya habíamos llegado al límite de sus locuras… y rájale que nos receta otra de muuuy mala leche. El inquilino de Palacio decidió disponer de 500 millones, recursos del erario, para comprar cachitos de la lotería y regalarlos a los hospitales públicos, donde piden a gritos medicinas y equipo médico…

Acostumbrado a burlarse de los sentimientos de la gente humilde, salió ahora con una jugarreta que ni Porfirio Díaz se hubiera atrevido hacer.
Por si fuera poco, todavía se atreve a sugerir que quien gane el premio mayor lo destine a lo que quiera… siempre y cuando sea para la compra de medicamentos y otros requerimientos de los hospitales. O sea…
Está claro que ni la salud ni la vida valen nada para el Rey de Palacio. Lo que le importa es su eterna campaña política. Y claro, la voracidad es infinita. Según se ve su austeridad republicana es puro cuento. Derrocha dinero a diestra y siniestra, por sus malos manejos… ¿Los enfermos? Qué esperen o que se mueran ¿Las empresas? “Que quiebren las que tengan que quebrar”; ¿Los 12 millones de desempleados? Que traguen maíz y frijol…faltaba más.
En tanto que su “cochinito”, partida secreta, aumenta escandalosamente. La Coparmex la calcula en más de cien mil millones. ¡Imagínense!
Ningún presupuesto le alcanza. “Rasura” a todos, como a los 75 empresarios en la cena de Palacio, a quienes pasó a la “báscula” con 1,500 millones ¿Dónde está ese dinero? ¿En Islas Caimán?
Hasta al municipio de Macuspana, su lugar de origen, “desapareció” un monto de 200 millones de pesos, al parecer desviados por la esposa de su hermano Ramiro. Y sigue la mata dando. Son “aportaciones”, usted sabe.
Y sì, sobre un montón de enfermos y cadáveres por covid-19, ordena a sus vasallos en la Cámara de Diputados aprobar el mayor gasto público para sus obras faraónicas: el tren Maya, la refinería Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía que, al decir de expertos, son porquería, salvo por los “moches” multimillonarios que se cocinan. Al fin y al cabo no es dinero suyo, es del pueblo.
Mientras se despacha con la cuchara pozolera de los recursos de la Nación, el Rey de Palacio se ve muy pequeño ofreciendo billetes de lotería, simulando rifar un avión, cuyas pérdidas recaen en los bolsillos de los contribuyentes.
Entonces como van las cosas, la siguiente rifa podría ser Palacio Nacional, el Castillo de Chapultepec o Palacio de Bellas Artes, sin que el ganador lo pueda ocupar, comentan reporteros de “la mañanera”.De lo que se trata es de engañar a los solovinos. Jugarles el dedo en la boca.“Ya me viii”, exclaman las “mascotas” ¡Cachito, cachito, cachito mío! ¡Ahhh!
MIENTRAS TANTO…
…”Ayer maravilla fui ahora ni sombra soooy”, cantan camaradas a Porfirio Muñoz Ledo, quien se desplaza por los pasillos de la Cámara baja en su silla de ruedas, llevando un tanque de oxigeno y un frasco de suero o un pomo del mejor licor, usted sabe, por aquello de que en su cuerpo almacena 90 por ciento de alcohol y 10% de botana ¿Será?A punto de llegar a las nueve décadas de edad, trae todavía la espada desenvainada para, por lo menos, ser presidente de Morena, el partido propiedad de YSQ, ya que no pudo lograr la Presidencia de la República, a pesar de sus infructuosos intentos.¿Andrés, quiero pedirte un último deseo? Pareció decir.

  • ¿Cuál, Porfirio?
    -Ser presidente de Morena.
    -Pero si ya no puedes ni con tu alma; mira como estás, mejor descansa.
    -Todavía tengo fuerzas y ganas. Quiero morir en la raya. Además todos los aspirantes no tienen experiencia, como yo. Por ejemplo, Mario Delgado, dedo gordo de Marcelo Ebrard, no ha hecho un buen papel en la Cámara. Trae un batidillo y un tal Attolini, dice que trabajará las 25 horas del día y los ocho días de la semana… Es otro Fernández Llorona…
    -Bueno, bueno, inscríbete. Pero ya sabes que va a haber encuesta para elegir al nuevo presidente. Ya no es como antes…
    -Si lo sé. Pero le tengo mayor fe a tu dedito. Sin él no somos nada en esta cuatro té…
    Seguiremos informando (unomasmega@gmail.com).
  • (Columna invitada).