Incautos, atrapados por las redes y ofertas de timadores

A SIMPLE VISTA

Este tipo de farsantes con gran facilidad cambian de número de teléfono, crean otra página y a seguir su “loable labor” en busca de víctimas

POR GAEL BUENDÍA

En cualquier lugar del planeta a 7 de mayo de 2020.El ‘modus operandi’ siempre es el mismo, tipos sin escrúpulos crean un anuncio en Facebook ofreciendo sus servicios y a esperar a que caigan los incautos.

Los defraudadores cibernéticos ofrecen los servicios bastante atractivos y, por ende, la ambición de la víctima por tomarlo origina el fraude.

Aunque hay sus excepciones, ya que siempre habrá personas de buena fe que se ven en la necesidad de aceptar el servicio, aunque después se pague un alto precio.

No hay que olvidar el refrán que dice: “Lo barato sale caro”.

Nuevo México Plural se abocó a la investigación luego de que a su amigo y servidor, el que esto escribe, un modesto trabajador de los medios de comunicación, le hicieran llegar una serie de denuncias de fraudes cibernéticos.

Este diario digital descubrió que los defraudadores se escudan tras una pantalla de la computadora y utilizan las herramientas que ofrecen las redes sociales, en este caso Facebook, y crean una página de publicidad ofreciendo paquetes de Internet y TV ilimitados con un precio muy por debajo del costo regular.

INFINIDAD DE ANUNCIOS FRAUDULENTOS

Otro de los anuncios fraudulentos pregona: “Quien ocupa pagar la luz, renta o tarjetas, mándame texto para más información”… o la que vende cachorritos a buen precio previo pago por adelantado.

Y qué decir de aquel agente de bienes raíces muy conocido por realizar sus seminarios de multimedia y hacerles creer que de la noche a la mañana se harán millonarios. En fin, este último es tema para una crónica de varias cuartillas.

Uno de los casos que hoy nos ocupa es la instalación del paquete que comprende Internet y TV… y para contratar el servicio únicamente las compañías requieren domicilio y código postal donde se instalara el servicio.

De tal manera que cuando uno se contacta con un agente de X compañía te piden dar esos datos y con toda confianza se  proporciona, siempre y cuando no se te pida el número de Social, ya que es un dato muy confidencial.

La persona que pretendieron timar, el cual por razones obvias no la mencionamos, nos dijo que contactó por vía telefónica a un agente para que le diera precio por Internet y TV.

El agente le respondió que el paquete incluía 250 canales de TV, Internet ilimitado y línea telefónica por la módica cantidad de 50 dólares por mes, precio más que atractivo… ¡una ganga!

Pero… aquí vino el pero…. El cliente tendría que dar un pago inicial de 200 dólares por instalación y a cambio se le daría un mes gratis.

El pago de 200 dólares que le solicitaron por iniciación de contrato le sorprendió, pues se le hizo excesivo… Al notar el agente que el cliente titubeaba, lo convenció diciéndole que los 200 dólares los pagaría en dos mensualidades.

Hasta aquí todo bien, el cliente recibe una llamada o texto de la compañía verificando que tal día llegará un técnico para hacer la instalación… y efectivamente el técnico arriba al domicilio a la hora estipulada… y a gozar se ha dicho de la programación que, como señalamos líneas arriba, es muy extensa que el propio cliente no sabe cuál elegir.

DESPUÉS DE LA INSTALACIÓN…. LA DEFRAUDACIÓN

Al día siguiente, sábado para ser precisos, el cliente recibe una llamada de “su supuesto proveedor” (lo pongo entre comillas pues ese día la víctima se da cuenta que lo pretenden estafar con 200 dólares, ya que el pillo de siete suelas le dice que está en espera de que le envíe los 100 dólares).

Viendo que todo está en aparente orden, el cliente le recuerda al proveedor que el lunes le hará el envío tal y como habían acordado… y aprovecha la oportunidad para decirle que le envíe su número de cuenta para hacer el pago.

Qué bueno que lo hizo porque de esta manera el cliente empieza a sospechar de algo turbio ya que el ‘proveedor’ le dice que se lo envíe, por medio de una agencia de las muchas que abundan, a un asistente que se localiza en un país caribeño… ¿Cómo la ven?
“¡Cómo así!”, piensa y empieza a olerle todo esto a fraude, por lo que el cliente se comunica a la compañía por medio de Internet, para ello tiene que darse de alta y, efectivamente, ahí aparece su nombre, su número de cuenta, pero, ¡oh sorpresa!, el contrato especifica que es por dos años (dijo que no se requería contrato), pagos mensuales de $254.42 y… ya mejor le paramos.

Inmediatamente el cliente se puso en contacto con la compañía y le explicó a la empleada que estaba siendo víctima de un fraude.

La mujer le dijo que efectivamente era así y le comentó que dos meses atrás atendió a una mujer de la tercera edad que había sido timada con una cantidad de dinero, además de sufrir hostigamiento y amenazas de que si no enviaba el dinero convenido se las vería muy negras.

Nuestra fuente reconoce que la oferta que le hizo el supuesto proveedor le pareció excesivamente atractiva para ser verdad, aun así aceptó la oferta, sin embargo, le dio el beneficio de la duda al timador y gracias a que pidió tres días de gracia para enviar el primer pago le sirvió para no ser timado.

 EL PLAN MAESTRO DEL TIMADOR

Nuestra teoría del plan maestro del timador sería lo siguiente:

El supuesto proveedor recibiría los 200 dólares antes de que el cliente recibiera la primera factura, con eso ya cometía el hurto, porque después ¿a quién reclamar?

No olvidar que este tipo de farsantes con gran facilidad cambian de número de teléfono, crean otra página y a seguir su “loable labor” en busca de incautos.

En las próximas entregas daremos ‘pelos y señales’ de cómo operan los “angelitos”… por ahora nos reservamos para no entorpecer las investigaciones. Estaremos pendientes.

Visits: 570

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA