Implosión morenista

 

ROMPECABEZAS/

 

 Por ABEL LUNA ESPINOSA/

 

 

 

 

 

 

COMO ERA DE esperarse, en consecuencia de liderazgos impuestos “desde arriba” en la mayoría de los casos, los militantes, la gente de base del Movimiento de Renovación Nacional (MORENA) está impugnando las candidaturas para diversos puestos de “elección popular” en muchos sitios del país.

A 31 días de los comicios y a final de cuentas de seguir esta situación, que por lo demás ya se veía venir, el gran resultado sería la reducción de papeletas favorables a los candidatos de diputaciones, una auténtica implosión morenista, van estallando internamente.

Es decir, las divisiones en las filas del Movimiento aumentarán porque quienes han dado sus tiempos y esfuerzos en favor de determinados candidatos, al paso de los días han sido ignorados o ninguneados; como ocurría muy al estilo priista.

En total, Morena acumula alrededor de 336 de los 765 juicios para la protección de derechos político-electorales que analizó y aún siguen pendientes en el Tribunal Electoral del Poder de Justicia Federal; es decir, 44 por ciento de todos los expedientes los tiene la Sala Superior.

El órgano partidista con más juicios es la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia, ya que la mayoría de los expedientes recaen en esa autoridad para darle solución a través de algún juicio al interior del partido.

Sobran los malos ejemplos entre las filas morenistas. Este es el caso de Fernando Vilchis Contreras, quien aspira a jugar con la ignorancia o la amnesia de la mayoría de los habitantes de Ecatepec, en el Estado de México y lograr la reelección para otro trienio.

Esta pretensión personal a pesar de no haber resuelto plenamente los 2 grandes problemas del municipio, como siguen siendo el abasto de agua para la mayoría de la población y el constante y creciente embrollo de la inseguridad, que ha llevado a Ecatepec hacia los primeros lugares de la estadística nacional.

Además, tiene denuncias en su contra de parte del Cabildo por decisiones poco claras en el manejo de recursos públicos, e inclusive amenazas y persecuciones hacia varios síndicos.

Otros casos más son el de Francisco Chiguil, en la Alcaldía de la Gustavo A. Madero, de la Ciudad de México, quien también lucha contra la inseguridad aunque los malandrines lo siguen aventajando porque no cuenta con el pleno respaldo de los jefes policiacos en las 11 direcciones territoriales.

También están las pretensiones de reelección de su esposa, la diputada federal Beatriz Rojas, por el VII Distrito Electoral en la misma GAM, quien quiere seguirse sentando en una silla de piel verde en San Lázaro sin haber cumplido sus “promesas de campaña”, sobre todo en servicios públicos de diversos tipos y la inseguridad.

En otras palabras, todo aquello que criticaron de las administraciones priistas volvieron al escenario en muchos lugares del país, pero con diferentes nombres y bajo la férula morenista, esas anomalías seguramente serán consideradas por la ciudadanía en el momento de las votaciones del primer domingo de junio.

LAS MÁQUINAS SIEMPRE necesitan mantenimiento para su eficaz funcionamiento, y si su desgaste es continuo, como todas las estructuras del Sistema de Transporte Colectivo (Metro), de la Ciudad de México, máxime si su principal objetivo es el traslado de personas.

El accidente en la Línea 12 es apenas la punta del témpano de la corrupción que ha imperado desde hace mucho tiempo. En esto hay muchos responsables que no cumplieron con las normas y el hecho de haber pedido, ahora, la intervención de empresas extranjeras para la realización de peritajes lo confirmará.

Pero lo más importante será la sanción hacia todos y cada uno de esos irresponsables, porque tenemos que recordar ha habido muchos accidentes, muchos problemas desde la construcción de esa Línea.

Si surge el nombre de Marcelo Ebrard en los resultados de las investigaciones, por lo menos él ha sido el único que ha manifestado, al menos públicamente, su disposición para colaborar en las aclaraciones de este accidente que ocasionó muertes, sabedor de que podría ser protegido mediante otros trucos legaloides.

Otra vertiente del asunto es la denuncia sindical de que han sido despedidos muchos ingenieros con experiencia en el sistema, siendo sustituidos por recomendados, sin experiencia, sin conocimientos.

También resulta muy preocupante el que haya denuncias desde hace 9 años en los archivos de las autoridades del Metro por fallas en trabes, columnas, escurrimientos de agua, oxidaciones, columnas fuera de nivel, pero ¡no se ha hecho gran cosa! y ¡hay miles de personas en peligro constante, todos los días!

Además, hay la expectativa de un paro por parte de los trabajadores integrados al sindicato lidereado por Jesús Urbán, en protesta por la negligencia en el mejoramiento de sus condiciones de trabajo, sin dejar de lado que ellos enfrentan directamente las deficiencias en diversos tramos de las vías, por ejemplo.

Mi correo: aluna55ster@gmail.com