‘Hienas’ asesinas ya moran en la cárcel

  • Mario Alberto fue llevado al Reclusorio Oriente y Giovana al penal de Santa Martha Acatitla

POR JOSÉ VIEYRA

Mario Alberto y Gladys Giovana, la pareja detenida por el feminicidio de la niña Fátima, arribaron a los reclusorios Oriente y Santa Martha Acatitla, respectivamente.

Los presuntos feminicidas arribaron a los penales entre las 14:51 y 15:02 horas de esta tarde y esperan la fecha y hora de su audiencia con un juez.

Ambos estaban detenidos en la Fiscalía de Atizapán, a donde fueron trasladados por el delito de cohecho y, posteriormente, por los crímenes de secuestro y feminicidio.

Al mediodía de este viernes, un convoy de policías los trasladó a la Fiscalía Antisecuestros (FAS), en Azcapotzalco, en donde fueron sometidos a una revisión médica y psicológica.

En tanto, los hijos de Mario y Giovana, así como la familia de Fátima, están bajo supervisión del área de víctimas de la Fiscalía de Justicia, el DIF y la Secretaría de las Mujeres.

Será la Fiscalía quien decida si la recompensa será entregada a Irma Reyes, tía de Mario, quien los entregó, agregó la jefa de Gobierno.

MOVILIZACIÓN POLICIACA EN ATIZAPÁN

Mario y Giovanna, detenidos por el feminicidio de la niña Fátima, fueron trasladados desde la Fiscalía de Atizapán hacia reclusorios de la Ciudad de México.

Gladis Giovana y Mario Alberto llevaban chalecos antibalas durante el trayecto. Ella vestía una blusa y chamarra negras, un pantalón rosa, calcetas amarillas, y zapatos cafés. Su cabello lacio y la mirada siempre hacia el piso. Su pareja, por otro lado, unos jeans azules y camisa oscura larga.

A los dos les leyeron sus derechos y las órdenes de aprehensión en su contra por secuestro agravado y feminicidio en la Fiscalía de Atizapán, donde permanecieron más de 40 horas.

De dicha fiscalía salieron en dos camionetas Suburban blancas, custodiados por decenas de policías estatales y locales. Ella estaba en el asiento trasero rodeada por policías mujeres y él, por agentes hombres.

Poco antes de ser sacados de la Fiscalía en un convoy con más de 10 patrullas, afuera esperaban personas curiosas. Algunos estaban en el puente peatonal protegiéndose del sol y otros pegados en la valla colocada en la entrada.

El trayecto de los dos imputados hacia ese punto fue rápido, pues el tránsito se agilizó por los agentes estatales con uniforme tipo militar que dirigían la circulación.

Sólo una mujer, en todo el traslado, le gritó a Mario Alberto “bájate, desgraciado”, como si él pudiera escucharla y atender el reclamo.

A las 13:00 horas aproximadamente, los presuntos feminicidas llegaron a la Fiscalía Antisecuestros, en la alcaldía Azcapotzalco, donde son sometidos a una revisión médica y posteriormente su trayecto hacia los penales.

HORAS ANTES LIBRARON LAS ÓRDENES DE APREHENSIÓN CONTRA IMPLICADOS EN CASO FÁTIMA

Por secuestro agravado y feminicidio, autoridades libraron las órdenes de aprehensión contra los detenidos por el homicidio de la niña Fátima.

A las 20:30 horas del jueves comenzaron con las audiencias en el Poder Judicial, una para validación de pruebas y otra para obsequiar las órdenes, lo que ocurrió a las 00:20, aseguró una fuente cercana al caso.

Mario Alberto Reyes Nájera y Gladis Giovana Cruz Hernández fueron detenidos en Atizapán tras la sustracción y asesinato de Fátima, una niña de 7 años.

Tras la captura el miércoles en Isidro Fabela, municipio conurbado del Estado de México, fueron trasladados a Atizapán en espera de las órdenes de aprehensión para llevarlos a la Ciudad de México.

TODO UN SHOW PARA EL TRASLADO… Y LA TÍA, SOLITA, LOS DETUVO

Leo los comunicados de instancias de Seguridad exaltando los operativos coordinados para detener a los presuntos responsables del asesinato de la niña Fátima, cuando la detención se realizó gracias al carácter y determinación de la señora Irma Reyes, mejor conocida ya como Doña Irma.

Hay que reconocer a las personas con una gran calidad moral… Irma, tía de Mario, asesino de Fátima junto a su pareja a la cual agredía.

La grandeza de doña Irma radica en que vive en pobreza extrema, pero fue valiente al denunciar a los asesinos, sin importar que estuviera involucrado su sobrino.

Por si lo anterior no bastara, resulta que Doña Irma no quiere recompensa… Así son las mujeres con valores.

Una señora solita pudo detener a los dos secuestradores y asesinos de Fátima, pero para trasladarlos a la Ciudad de México se utilizó un exageradísimo convoy.

Algo inaudito, pues qué podían hacer una vendedora de tamales y un conductor de bicitaxi, muy distantes a un ‘Lunares’, ‘Menchito’ o ‘El Chapo’ Guzmán.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA