Hasta las últimas consecuencias se llegará, hasta saber sobre caso de funcionatia que fue llevada a funeraria clandestina

REDACCIÓN/COSMOPOLÌTICO

Mariela Gutiérrez, presidenta municipal de Tecámac, dio a conocer que en el centro de embalsamamiento clandestino que autoridades clausuraron, se encontraba el cuerpo de una trabajadora municipal que murió por COVID-19.

Se trataba del cuerpo de la funcionaria Erika Rocha Cedillo, quien se desempeñaba en la dirección de desarrollo urbano municipal y quien el pasado 25 de mayo fue enviada por el director de esa área a cuarentena tras presentar síntomas relacionados por esa enfermedad respiratoria.

La edil dijo que se va a realizar una investigación del por qué ella tuvo que llegar a esa funeraria clandestina.Igualmente la alcaldesa advirtió que en dicho  centro  también fue hallado el cuerpo sin vida de una menor de edad.

En un mensaje en redes sociales, la presidenta municipal destacó que las autoridades daban pleno seguimiento del estado de salud de su compañera, sin embargo, dijo desconocer en qué momento se dejó de dar a conocer su situación y la decisión de que fuera embalsamada en este centro irregular.

Mariela Gutiérrez señaló que, “aquí no tuvimos noticias, no tuvimos nada. Su servidora hoy me quedé totalmente sorprendida al enterarme que era compañera nuestra y lo que sí les quiero decir es que habrá justicia e iremos hasta las últimas consecuencias”, advirtió.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA