El famoso restaurante “El Taquito” cumple 104 años

El famoso restaurante “El Taquito” cumple 104 años

Por José Luis Herrera Arce/

Nunca pensé que iba a experimentar lo que grandes de la farándula, políticos, expresidentes de la República Mexicana, personajes como Marilyn Monroe, toreros. Yo pensé que iba a morir sin conocer ese oasis de la gastronomía mexicana, que la verdad es un agasajo convivir con los dueños del tradicional Restaurante El Taquito.

En días pasados los dueños y herederos de este singular lugar, enclavado en el mero corazón del Centro Histórico de la Ciudad de México, convocaron a la prensa  organizando un exquisito y tradicional desayuno, para conmemorar los 104 años de existencia, desde 1917.

(Pie de foto).-De izquierda a derecha vemos a Rafael Guillén,

Marcos Guillén,Karla Guillén hija de Marcos y, Rafael Guillén, hijo de Rafael.

 

Marcos Guillén y su hermano Rafael herederos de la dinastía Guillen, nos narraron a los medios de comunicación los por menores de la vida de este tradicional restaurante.

“Todo comenzó hace más de ciento y cuatro años  el día que se conocieron los abuelos Don Marcos y  Conchita, decidieron probar suerte con una pequeña recaudería y para ayudarse en las ventas, el abuelo le pidió a Conchita que sacara un pequeño anafre, un comal y a elaborar los pequeños antojitos mexicanos como sopecitos, pambacitos, quesadillitas rellenas de papa, queso, flor y  tacos de lengua, de carnitas y fue así que a través de mucho trabajo y esfuerzo, el lugar  se acreditó tanto que alquilaron un pequeño local que en poco tiempo pero con mucho trabajo los sucesores David, Enrique y Rafael ayudaron a sus padres a levantar lo que  sería el  único restaurante taurino en México , vinieron tiempos de  bonanza y “El Taquito” sigue siendo el lugar favorito para darse un gran agasajo gastronómico.

Al tiempo llegó la tercera generación  con los hijos de Don Rafael, Marcos y Rafael y estos a su vez ya vienen preparando la entrega de la estafeta a sus hijos Carla y Rafael la ya  bienvenida cuarta generación”.

Es así como a los hermanos e hijos se les ve en el rostro que les invade la nostalgia de recordar como sus orígenes del pasado, no necesitaron de dadivas de los gobiernos para superarse y dejar un legado gastronómico mexicano a mucho orgullo como ellos lo expresan.

Ir al El Taquito es vivir una gran experiencia ver los retratos de cientos de artistas famosos como Mario Moreno “Cantiflas”, Jacobo Zabludovski, comentaristas de noticias de la televisión mexicana del siglo pasado y un gran benefactor, así nos lo comentaron en la rueda de prensa.

Hoy como siempre, se sigue conviviendo con unos, y recordando a otros grandes e inolvidables amigos, personajes de todas las épocas y todos los ámbitos del pasado siglo XX.

Lo mismo podemos evocar al inmenso Pancho Flores y su arte pictórico, que el “Patrimonio espiritual” de toda la afición taurina, el “Faraón” Silverio Pérez.

Igualmente, recordamos a nuestro gran mimo Don Mario Moreno Cantinflas y sus anécdotas, que a la eterna diosa del “Sex Appeal”, la inolvidable Marilyn Monroe, quien jamás recordó dieta cuando de “mexican antojitos” se trataba, pero ¡sólo en  EL TAQUITO!

De la misma manera, hoy tenemos la fortuna de seguir conviviendo con gente queridísima como los integrantes de la familia Zabludovsky y Ferriz, o los señores Alemán y los García Domínguez de Tepito.

Todo gracias a la bonhomía y la labor de los “pioneros” de esta gran aventura;
David y Rafael Guillén Rioja, de quienes recibimos la estafeta y honor de continuar una tradición y una empresa inspirada en el cambio y la renovación constante.

Lo que hace más atractivo de El Taquito es la atención personal de los dueños Marcos Guillén y su hija Carla Guillén, quien es la chef, encargada de los más de 40 platillos del menú conservando el sazón de los bisabuelos y abuelos, obvio con un toque especial en algunos platillos de la actualidad como nos dice la misma Carla que también cocinan platillos vegetarianos.
Es toda una gama de platillos mexicanos, que la verdad se antoja, hay bebidas alcohólicas sencillas, nada sofisticadas, sencillitas.
Por otra parte Rafael Guillen, otro de los herederos de la familia Guillén, presentó a su hijo Rafael Guillén quien es el encargado de la infraestructura, quien abre y cierra el local, sangre nueva, los primos están al cargo de fructífero negocio de la gastronomía mexicana.

Aunque reconocieron que los cierres de calles aledañas por las contrastantes manifestaciones y reparación de calles y el asfixiante comercio informal, aunado a la pandemia por el COVID-19, han bajado un poco las ventas, pero se defienden.

Gracias a que hay consenso con las autoridades y los comerciantes, trabajamos muy contentos y con respeto, ambos bandos.
La seguridad es otro de los factores primordiales ya que se piensa que como están las cosas de inseguridad en los barrios, pero aquí no porque el propio comerciante informal, protege a los clientes y corre a los rateritos, que roban un celular, monedero o cartera, pero se acabó, la policía siempre está en vigilando.

Es así que como reportero vivimos un grato recuerdo al lado de los chicos de la prensa y los dueños del famoso restaurante El Taquito.

Está ubicado en la calle del Carmen No. 69 Altos, en el Centro Histórico, CDMÉX. Puede llamar al 5555267699 para su reservación.

(Fotos de:Francisco Geminiano)