Cuando el hambre nos alcance tras el paso del coronavirus

A SIMPLE VISTA

“¡Don Camilo, don Camilo, abra la panadería..! ¡Necesitamos pan! Nos estamos muriendo de hambre”… Y el abuelo responde: “¡Pan… bah! ¡Como si el horno estuviera para bollos!”…

POR GAEL BUENDÍA

Desde algún lugar del mundo a 20 de abril 2020-.“No sé qué me aterra mi querido nieto, si tu ignorancia o tu fanatismo”.El aludido postrado en su lecho hizo una mueca que el abuelo interpretó como de fastidio, aún así lo siguió reprimiendo.“¿Y sabes lo que más me aterra? El futuro de mi nietecita que aún requiere de mi apoyo. Maldita la hora en que se le ocurrió a tus padres ir en busca del ‘sueño americano’.

¿A ver, qué necesidad de arriesgar sus vidas?. “Como quiera que fuere, el negocio nos da pa’ comer y sólo necesitaba la ayuda de ustedes para hacerlo crecer, pero ya ves, tú prefieres andar de revoltoso alquilándote en el grupo de choque para crear miedo y confusión… y así afianzar a políticos en sus puestos. Lástima que no hayan aprendido tú y tu padre el oficio. “¿De qué te sirven los mugrosos billetes que recibes mensualmente si estás echando a perder tu futuro?”.

 El silencio de parte del nieto fue la repuesta. Sin embargo, el hombre continuó: ““No sé en qué momento te involucraste con el comité vecinal para lo que fuere”. Por momentos el abuelo hacía pausas, y no porque le faltaran argumentos para continuar con su alegato, sino que la tos se lo impedía. “Qué triste es ver cómo el futuro del país se ha desmoronado en menos de un año… y lo más triste es que ustedes son como lo perros recién nacidos.

¿CUÁNDO EXIGIRÁN LA RENUNCIA A SU LÍDER?

“Lo malo es que cuando los abra al país se lo habrá llevado el carajo”. “Y me pregunto: ¿hasta cuándo? ¿Hasta cuándo ustedes que ungieron a su líder le exigen su renuncia?”. “Debes recordar que cada vez que venías de tus mítines y me contabas entusiasmado las promesas que decía tu candidato mi repuesta era ‘que Dios lo haga santo’. ¿Por qué lo decía? Sencillamente porque sus propuestas eran imposibles de realizar. Y el tiempo nos ha dado la razón. “En serio, chamaco, me da tristeza que aún así tú y sus seguidores siguen creyendo en el demagogo que ostenta el poder. “Sí, ya sé, tus argumentos parecen disco rayado. ¡Que si al Tricolor o el Azul, que tanto saquearon al país, no se les criticó como lo hacemos ahora a tu Mesías! “En cierta parte tienes razón, algunos que militaron en el Tricolor abusaron de la confianza, pero, qué curioso, esos mismos ahora están en el poder liderados por el que en un principio también fue integrante de ese partido. Y pos ni hablar del Azul, tanto se engolosinó en el poder Mr. Botas que… ni pa’ qué hablar de su fallido gobierno… no hay comentarios. -“Abue, quelo Bibi, tengo ambe”. “Sí mi hijita, ahorita te preparo tu Bibi”. “A ver, ni para eso sirves, ni para prepararle su biberón a tu hermanita”.

CON TRICOLOR Y EL AZUL NUNCA FALTÓ EL PAN; CON LA MORENA SÍ

El viejo se paró de su camastro para disolver en agua el escaso polvo del vital alimento. Mientras el aludido seguía postrado en elcamastro.“Como quiera que sea, mientras el Tricolor ostentó el poder nunca nos faltó la tragazón. Su error garrafal fue abusar de su paternalismo con fines electorales, los cuales se ha visto ‘estirar la mano’ para recibir migajas… es lo peor para un pueblo.Y ya encarrerado sobre la situación actual del país dijo: “Ustedes utilizan las redes sociales para quejarse de esos errores, que hipotecaron el país, que no sé qué cuentos… y curiosamente, gracias a esas reformas contamos con esas redes sociales y cada uno tenemos un celular, entre otras cosas imprescindibles para la vida de hoy. Pero aquí viene la frase célebre de John F.Kennedy…“A’i te va: ‘No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregúntate que puedes hacer tú por tu país. “Dime querido nieto, ¿quién te impidió estudiar para que fuerasun hombre de provecho? “¿Qué?, ¿ya le cansó mi sermón?”. No hubo repuesta, sin embargo, el hombre siguió con su letanía.

EL MESÍAS NO ACATÓ LAS ALARMAS MUNDIALES

“Aguántese, ya viene la ayuda. ¿Cree usted que yo estoy en un lecho de rosas? Estos escalofríos están minando mis fuerzas también. ¡Ah! Y alégrese, ya me dijeron que usted es prioritario para recibir el respirador artificial, yo por viejo no soy elegible y pensar que usted fue quien trajo el virus a esta casa por andar de pata de perro… Y todo se lo debemos a su Mesías por no acatar las alarmas mundiales”. -¡Don Camilo, don Camilo, abra la panadería..! ¡Necesitamos
pan! Nos estamos muriendo de hambre”… Y el anciano responde: “¡Pan… bah! ¡Como si el horno estuviera para bollos!.. Ante los gritos de la gente, el viejo recordó las palabras del dueño de la televisora del Ajusco: “Parece que no moriremos por coronavirus, pero sí vamos a morir de hambre”.