Cooperativa y Billy, más fuertes que las ambiciones de los disidentes: Vocero de La Cruz Azul

TÓPICOS POLÍTICOS

  • Hubo confusión y golpe mediático hacia el director general de la Cooperativa, expresa Jorge Hernández y advierte: “Velázquez y Marín sufrirán un revés tarde o temprano por sus mentiras y argucios legales… y se avecina su expulsión definitiva”

POR EL TOPO

Al estilo cemento, en concreto y de forma sólida: La Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) no investiga a la Cooperativa Cruz Azul ni a Guillermo Álvarez Cuevas.

Dicho de otra manera: DEA no ha pedido particularmente algún tipo de procedimiento en contra de la Cooperativa ni tampoco ha pedido que las cuentas de Billy Álvarez, director general de la organización, sigan bloqueadas por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Así de tajante fueron las declaraciones de Jorge Hernández, vocero de La Cruz Azul.

“Fue una interpretación de medios. Lo único que se tiene con la DEA es una colaboración internacional sobre manejo de información”, añade.

Y agrega: “Es absolutamente falso, no hay una instrucción directa de ellos, así lo han expresado las autoridades”.

“Fue una distorsión mediática, pero no va por ahí, sólo fue una solicitud genérica internacional, no particular”, expresa.

Y reitera: “La DEA no está, no hay ningún tipo de relación. No tenemos ningún dato. El proceso de demanda no tiene nada relacionado con ellos”.

‘SE HA DEMOSTRADO LA INOCENCIA DE BILLY’

Hasta el momento la Cooperativa y sus directivos han demostrado su inocencia en los últimos casos que se les han imputado a Billy Álvarez, como el desvío de mil 300 millones de pesos, las supuestas empresas fantasmas, además de las casas en Estados Unidos que se presumían eran de Guillermo Álvarez.

Ante esto, los disidentes siguen con sus mentiras y golpes mediáticos, como la demanda presentada el lunes pasado ante la Fiscalía General de la República (FGR) como una forma de alargar el proceso legal.

Hernández asegura que es una nueva acusación sin fundamentos, mismas que seguirán mientras a Víctor Velázquez, José Antonio Marín y Juan Briseño no se les reinstale en su puesto de trabajo, por lo que son los causantes de alterar la paz pública de la organización.

“Esta situación viene otra vez de los disidentes. Es otro proceso que meten, que no tiene ningún tipo de justificación. Son demandas circunstanciadas, que hacen de forma mediática, no hay elementos ni sustento”, asevera.

Acepta que los opositores ya tienen su estrategia, ellos buscan alargar el proceso legal en busca de afectar la imagen de Billy Álvarez sin importarles llevarse entre las patas a la Cooperativa y sus trabajadores.

“¿Por qué no presentaron todas las demandas en un mismo proceso? Sencillamente no porque son tramposos, las van escalonado; si no funciona una sacan otra”, puntualiza.

Es más, “¿por qué no salen a los medios a hablar? En la Cooperativa damos la cara, los que han demandado no dan la cara”.

‘LA COOPERATIVA, POR ENCIMA DE LA MANIPULACIÓN DE LOS DISIDENTES’

Jorge Hernández mandó un claro mensaje a los opositores, empecinados en perjudicar la imagen de la Cooperativa.

“La organización es más fuerte que sus ambiciones, está por encima de su manipulación, está más unida que nunca y sus intentos por desestabilizar a través de la manipulación mediática no va a llegar a ningún lado.

“Cruz Azul no va a caer en sus provocaciones ni en el juego de mentiras”.

‘TARDE O TEMPRANO, REVÉS PARA LOS DISIDENTES’… Y SE LES PODRÍA VOLTEAR LA TORTILLA

Es por todos conocido que en los últimos días arreciaron nuevas acusaciones por parte de los ex directivos disidentes encabezados por Víctor Manuel Velázquez, José Antonio Marín y Juan Manuel Briseño, quienes buscan arrebatarle el mando a Guillermo ‘Billy’ Álvarez y de paso fincarle responsabilidades judiciales por supuestos desvíos.

Aunque el proceso sigue en curso, hasta el momento no se han acreditado las irregularidades porque las pruebas no tienen sustento.

Jorge Hernández recalca que al menos tres de los disidentes de la cooperativa, que han denunciado por supuesto lavado de dinero y delincuencia organizada al director general, enfrentarían una expulsión definitiva.

Se trata de José Antonio Marín, ex director del Consejo de Vigilancia, quien ya fue destituido por no llevar a cabo labores que se le encargaron en términos de investigación.

Otro disidente es Víctor Manuel Velázquez, ex director comercial y está sujeto a investigación por presunción de fraudes contra la organización, además de la demanda que enfrenta por el caso PNA.

Y el tercero es Juan Manuel Briseño, ex director financiero, quien sustrajo y manipuló la información financiera que se ha manejado mediáticamente.

Reitera el vocero que estos tres personajes están sujetos a proceso. Las acusaciones en su contra se basan en la violación de varios estatutos que los llevaría a la expulsión definitiva de la cooperativa.

Afirma que la Cooperativa tiene una activa vida democrática, pero “la forma de actuar del grupo disidente  es distinta, porque se puede disentir, pero a través de los canales adecuados, no por la libre, no por medio de agresiones o poniendo en riesgo la imagen pública y la estabilidad como empresa de un organismo social del mayor nivel en América Latina”.

En aras de sus ambiciones personales, a los disidentes no les importan los trabajadores cementeros, pues sus denuncias han puesto en riesgo el sustento de 10 mil 500 familias ligadas a la cooperativa, al propiciar el congelamiento de cuentas corporativas por parte de la UIF.

‘A LOS OPOSITORES SE LES PODRÍAN REVERTIR LAS ACUSACIONES’

Hernández lanza la alerta para los opositores: De no comprobarse los supuestos desvíos de mil 200 millones de pesos y la presunta adquisición de poco más de una decena de bienes inmuebles en Estados Unidos atribuidos a Billy Álvarez, es muy probable que el caso se termine jugando en la cancha de los disidentes, a quienes se les podrían revertir las acusaciones y las demandas legales.

El punto clave es que para armar la denuncia, los disidentes, que son alrededor de 30 de los 766 socios que conforman la cooperativa, habrían falsificado firmas, sustraído ilegalmente documentos e inventado transferencias millonarias del director general de las cuentas corporativas a sus cuentas personales para comprar supuestamente 11 casas en Estados Unidos.

Pese a sus trampas legales, las acusaciones están basadas en datos de Google, cuando en realidad fueron pagos a proveedores y bancos acreedores.

Es innegable que el plan de los disidentes es hacer ruido mediático para que la pelea siga en los tribunales durante las próximas semanas, pero tarde o temprano es muy probable que esta nueva crisis deje muy mal parados a los denunciantes.

En Radio Pasillo se maneja la versión de que el proceso terminará salpicando a políticos del estado de Hidalgo, quienes de por sí ya están sentados en un barril de pólvora por el caso Rosario Robles y están en la mira de la FGR… y del propio Presidente.

BRISEÑO, UN ‘ESTUCHE DE MONERÍAS’ Y UNA VÍCTIMA… DEL ALCOHOL

Cabe señalar que Briseño Gonzalez es un ‘estuche de monerías’, pues no nada más ha violado, robado documentos y manipulado información, situaciones muy graves por tener a su cargo la dirección financiera de la cooperativa, completamente expuesta por sus comportamientos erráticos y vergonzosos.

Cabe recordar que fue detenido en Puebla por encontrarse en condiciones deplorables por el exceso de alcohol que consume, cosa muy común en él pues así llegaba a presentarse en juntas de trabajo de vital importancia para la cooperativa.

Su detención fue porque agredió a la policía que lo detuvo por manejar en estado etílico,  además de portar una cantidad estratosférica en efectivo.

Estando en la cárcel, con aliento alcohólico, pidió ayuda a los empresarios mercenarios Velázquez Rangel y José Antonio Marín Gutiérrez… y se grabó un video dentro de los separos ministeriales para ellos y haciéndose la víctima, dizque lo torturaron.

Este mismo señor, Briseño González, hizo caso omiso del mensaje “si toma, no maneje”, valiéndose máiz todas las normas de manejo y del buen conducir.

Este hizo de las suyas siendo director financiero de la cooperativa, pues se despachó con la ‘cuchara grande’ al violar todas las normas, estatutos y reglamentos de La  Cruz Azul.

No está de más decir que Briseño tiene tantos problemas con sustancias nocivas que al tratar de evadir sus responsabilidades se ha dedicado a traficar información y manipularla ante los medios para poner ‘cortina de humo’ a los daños tan serios que ha causado a la empresa cementera.

Es indudable que el ex director financiero no está en sus cabales y busca venganza… y para eso está asociado con los disidentes Velázquez y Marín.

Sus intereses personales están por encima de la cooperativa y de los trabajadores… así son los empresarios mercenarios… y sus ambiciones no tienen límites, por eso quieren derrocar a Billy Álvarez, quien cree en la justicia y como muy bien lo dijo: “Sólo la autoridad tiene la facultad de determinar responsabilidades”. Estaremos pendientes.