AMLO, el poderoso presidente al que no le importó proteger a un acusado de violación

PorEnrique Pérez Quintana

                                                                                       Foto archivo:Moises Pablo/Cuartooscuro.com

 

En las elecciones intermedias que se celebrarán en junio se renovarán 15 gubernaturas. La disputa por el poder solo ha sido fácil cuando el “candidato” es designado por medio del “dedazo”, como un acto de imposición del “Supremo Poder” que hoy corresponde al presidente López Obrador que, en el discurso dice que respeta las determinaciones de su partido, cuando en realidad impone su voluntad. Eso es lo que estamos viendo en la designación de Félix Salgado Macedonio como candidato de Morena para gobernar el estado de Guerrero.

En medio de cinco acusaciones por acoso y violación de cinco mujeres, Félix Salgado solicitó y obtuvo su registro como candidato a la gubernatura de Guerrero por Morena. Su candidatura ha sido objeto de polémica ya que está siendo investigado por haber cometido abuso sexual.

Las denuncias por violación contra Félix Salgado provocaron el rechazo de legisladoras de todos los partidos y desataron manifestaciones en Guerrero de parte de organizaciones feministas que demandan que no participe en la contienda por la gubernatura del estado.

Ante la demanda de sacar a Salgado Macedonio de la contienda, Mario Delgado, dirigente de Morena, en conferencia de prensa dijo que “Mientras que Félix Salgado mantenga sus derechos políticos él es nuestro candidato, no hay ninguna sentencia por parte de ninguna autoridad que acredite que haya cometido algún delito”. (Animal Político, 31 de enero de 2021)

En el ambiente político y entre líderes de opinión de los medios se dice que la candidatura de Félix Salgado es muestra de que quien manda en Morena desde la mañanera y aprobó esa designación, es el presidente López Obrador.

Interrogado sobre las acusaciones en contra de Félix Salgado, el presidente López Obrador comentó en su conferencia mañanera, que “los asuntos que tienen que ver con violación son muy fuertes, pero tampoco se pueden hacer linchamientos políticos. Se debe tener confianza en la gente y en lo que el pueblo decida a través de las encuestas. Son tiempos de elecciones, y hay acusaciones de todo tipo. Yo no tengo por qué opinar en este caso… la gente es la que decide”.

El presidente López Obrador señaló que la autoridad debe decidir, resolver en las instancias correspondientes y no la campaña mediática, pues en la temporada electoral se incrementan las acusaciones y los linchamientos con propósitos electorales.

Para las mujeres que militan en las organizaciones feministas, el apoyo del presidente a la candidatura de Félix Salgado no es extraño pues durante su gobierno no ha manifestado gestos de empatía con las diferentes causas para resolver problemas de la mujer, lo que incluye feminicidios, violaciones y retiro de apoyos para madres solteras, entre otros.

Las preguntas que se plantean sobre el apoyo del presidente López Obrador son diversas: ¿Qué le debe a Félix Salgado Macedonio que está dispuesto a que Morena fracase en Guerrero?, ¿Acaso le interesa poco la inconformidad de las mujeres de Morena por la candidatura de Salgado Macedonio?, ¿Es imposible ganar en Guerrero sin Félix Salgado?, ¿Eligen el escándalo para evitar la rebelión que les pueda causar Félix Salgado? por último, ¿El apoyo del presidente es una expresión de su propio machismo?

En otra línea de interpretación se comenta que al presidente López Obrador solo le interesan los resultados electorales relacionados con la Cámara de Diputados federal, porque desde ahí podría surgir la oposición real a su proyecto de la 4T y en ese sentido la gubernatura de Guerrero no es prioritaria.

Es posible que el presidente López Obrador esté seguro de que Morena ganará las elecciones con Félix Salgado o con cualquier otro candidato, porque en esa entidad la penetración de sus políticas sociales es absoluta. Implica que el lema “Primero los Pobres” se cumple en este estado, con población mayoritariamente pobre, su clientela electoral y confía en su lealtad.

Es un hecho que los cacicazgos que dominaron por décadas la política en Guerrero han perdido su influencia entre la población de la entidad. Ahora dictan la pauta quienes tienen recursos para repartir las dádivas que la gente, que nada tiene, valora en extremo. Los Servidores de la Nación son el brazo electoral de Morena, leal a López Obrador, que se coordinará con Félix en la entidad.

En Guerrero, en la costa grande, en la costa chica, en la montaña, en las comunidades indígenas, en los ambientes de pobreza y miseria, en pleno 2021, muchas, muchas mujeres hacen lo que sus hombres mandan. Así es el Sur- Sureste. Así es también Tabasco.