Alfonso Romo, el golpe de timón de AMLO para mejorar la economía

LO QUE NO FUÉ NO SERÁ

POR MARKOFLOS**

  • A partir de su designación como jefe del Gabinete Económico, el Presidente de la República puede delegar en su jefe de la Oficina de la Presidencia la organización e implementación de un ‘Acuerdo Nacional para el Crecimiento Económico y Bienestar’

EPÍGRAFE

En esta época de recortes presupuestarios, no podemos olvidar que la ciencia básica es un bloque de construcción para la innovación científica y el crecimiento económico en la era de la información”:Tim Bishop

En materia económica estamos ante una verdadera encrucijada nacional: O se dan las condiciones para activar la economía para el crecimiento económico o tenemos otro año de retroceso.

En 2019 la caída del PIB fue del orden del 0.1 por ciento. Al final del primer mes de 2020, año clave para el despegue del gobierno de la Cuarta Transformación, el Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que Alfonso Romo será el coordinador del gabinete para el fomento a las inversiones y el crecimiento económico. Dicho en otras palabras y más concreto: Romo es el jefe del Gabinete Económico.

Su primera decisión importante y su primer golpe de timón para enderezar el rumbo y que el barco económico salga a flote.

El Presidente deposita en el empresario regiomontano una tarea prioritaria y de la mayor relevancia en el momento que vive el país.

A partir de esa designación, el Presidente de la República puede delegar en su jefe de la Oficina de la Presidencia la organización e implementación de un “Acuerdo Nacional para el Crecimiento Económico y Bienestar”.

Alfonso tiene la gran tarea de dejarle en claro a su jefe, el Primer Mandatario, que no habrá inversión privada hasta que se vea una definición seria del rumbo y contenido que pretende el gobierno de la Cuarta Transformación.

La mala señal empezó con la cancelación del aeropuerto de Texcoco, una megaobra supuestamente ‘blindada’ y que era imposible que se dejara inconclusa.

Pues ya se vio que sí, el Ejecutivo federal cumplió con su promesa y a petición del pueblo se vino abajo la construcción del nuevo aeropuerto de Texcoco.

El problema no fue eso… sino lo que generó: desconfianza de inversionistas y empresarios.

DEJAR EN EL OLVIDO LOS TITUBEOS Y CONFESIONES

Si se quiere la confianza para la inversión, se deben quedar atrás titubeos y confusiones en las señales y las acciones. Como fue el caso del desconocimiento de contratos de la CFE, la cancelación de las rondas petroleras, la obstrucción a empresas para generar fuentes renovables de energía,

Es importante, como dice el refrán, no hacer cosas buenas que parezcan malas con los organismos autónomos. Si bien los manejos en la CRE, Cofece, IFAI, Ifetel y CNDH causaron inquietud.

Una maniobra para apoderarse del INE sería muy grave, pues pondría en tela de juicio nuestro sistema político-electoral y repercutiría en desconfianza de muchos sectores, especialmente los empresarios para la inversion privada. Asimismo, dejar de crear un ambiente de hostilidad con juicios sumarios a políticos y empresarios por investigaciones a priori de la UIF o de la presentación de “Iniciativas de ley “ que amenazan libertades y garantías legales conquistadas hace decádas. No creceremos sin inversión privada. El crecimiento económico es el único camino para disminuir la desigualdad y la pobreza, para generar más y mejores empleos y en general para que el gobierno pueda financiar todas sus actividades, programas sociales, de educación, de salud y para la seguridad y procuración de justicia.

Crecimiento económico”, entendido como el incremento en la producción de bienes y servicios en una economía, y por lo tanto su valor, en un periodo determinado. Medido como el Producto Interno Bruto, que refleja el valor de todo lo que se produjo en un año y compararlo con el valor de todo lo que se produjo durante el mismo periodo del año pasado.

FACTORES Y CONDICIONES PARA GENERAR CRECIMIENTO

Los principales factores y condiciones para generar crecimiento económico son: Estabilidad económica, que se deriva de la estabilidad política, seguridad jurídica y Estado de Derecho; inversión de capital, que genera empleo, cuando los trabajadores tienen a su disposición más instrumentos para el cumplimiento de sus asignaciones, más máquinas, herramientas, es una señal de mejora de condiciones para producir más bienes y servicios.

El capital físico de un país está conformado por toda infraestructura como lo son puertos, rutas, además de automóviles, camiones, aviones, barcos, computadoras, robots; educación, ante la misma cantidad de insumos, dos trabajadores con distinto nivel educativo obtendrán resultados diferentes.

Dicho de otra forma, aquellos trabajadores que posean un mayor nivel de conocimiento, podrán teóricamente ser más productivos en su puesto de trabajo si se le compara con trabajadores sin estudios. Asimismo, un empleado con mejor formación podrá acceder a puestos de trabajo en los que genere una mayor productividad marginal o valor para la empresa. La formación de capital humano es propia de los países más desarrollados que invierten fuertes sumas de dinero en la educación. Su objetivo es que la suma del trabajo de los profesionales más calificados pueda generar un mayor crecimiento de la economía a nivel agregado

PROGRESO TECNOLÓGICO

El progreso tecnológico se refiere a combinar de una mejor manera los insumos, máquinas y conocimientos más avanzados para rendir mejores resultados de producción.

Son muchos quienes indican que la clave del crecimiento económico está en el progreso tecnológico.

El Presidente López Obrador ha señalado que es más importante el “Desarrollo social” que el “Crecimiento económico” per se.

Tiene justificación su aseveración, a no ser que se entienda que ambos conceptos son inseparables. Más aún: es condición -sin equa non- que haya crecimiento económico para que se dé el desarrollo y el bienestar social.

Para repartir el pastel primero hay que cocinarlo. El objetivo debe ser crecer para seguir generando riqueza, pero se requiere su mejor distribución, ya que la riqueza en muchos casos no repercute directamente en la calidad de vida de la población, disminución de pobreza, mejoras en la educación, salud, salarios y bienestar general.

PRIMERO EL CRECIMIENTO Y DESPUÉS EL DESARROLLO

Tiene razón AMLO, cuando afirma que, suele asociarse erróneamente una tasa de crecimiento elevada con un alto nivel de desarrollo. Primero va el crecimiento despues el desarrollo. Con crecimiento hay más productividad de bienes y servicios Se generan empleos. Más empresas e industrias que pagan impuestos, por lo tanto el Estado tiene más recursos para pagar por servicios de salud, educación, bienestar, seguridad y procuración e impartición de justicia.

México debe contar con una economía con modelo de estado estable y sin debilidad institucional, para lograr altas tasas de crecimiento que correspondan con niveles aceptables de desarrollo.

El desarrollo económico de una nación puede ser medido superficialmente si se analiza una serie de indicadores socioeconómicos básicos como son el PIB y el IDC (Indicadores de Desempeño Clave). Pero también puede ser medido por otros indicadores como la Población Económicamente Activa (PEA), el Ingreso Per Cápita (IPC), el índice de Desarrollo Humano (IDH) y los niveles de educación, salud y vivienda.

El desarrollo económico se enfoca en cambios estructurales de la economía en el largo plazo. Para el desarrollo económico es más relevante estimular la calidad de vida, por lo que dispone de diferentes tipos de indicadores interrelacionados enfocados en mejorar las condiciones de vida de las personas: Acceso a la educación, rentas, salud, esperanza de vida. Sin embargo, primero se requiere el crecimiento económico.

Corresponderá a Alfonso Romo liderar y enarbolar lo que debiera ser el estandarte más significativo y trascendente del gobierno de la Cuarta Trasformación. La gran convocatoria para un “Acuerdo Nacional para el Crecimiento Económico y Bienestar”.

Con la confianza que le ha conferido el Presidente, no sólo debe organizar el Gabinete del Crecimiento Económico. Está obligado a realizar el más importante compromiso y la convocatoria prioritaria de, reitero, un “Acuerdo Nacional” en el que participen y se comprometan: En primer lugar, el Ejecutivo federal, su gabinete, empresarios, trabajadores, ONGs, estudiantes, científicos, banqueros, académicos, rectores de universidades, partidos políticos, gobernadores, Poder Judicial, legisladores, presidentes municipales, expertos economistas y ciudadanos dispuestos a aportar y participar en la gran cruzada nacional.

ACUERDO NACIONAL, EL COMPROMISO MÁS IMPORTANTE Y DE FRENTE A LA NACIÓN

En días pasados los empresarios mexicanos dieron a conocer un “Decálogo” para mejorar su imagen. Es una muestra de la disposición de la IP para contibuir al desarrollo social, pero que no se desgasten sus esfuerzos e intenciones en eventos publicitarios como la ya célebre cena para la “rifa del avión”. El Acuerdo Nacional es el compromiso más importante y de frente a la Nación. Con acciones y metas concretas. No se trataría de reuniones de ornato y fotografía, deberán establecerse compromisos, metas y acciones específicas. Un esquema bien definido y viable para su implementación en el corto y mediano plazo. Medible para su seguimiento y evaluación puntual.

Para llevarlo a cabo se debe detallar un “Plan”. Habrá que integrar grupos de trabajo que entreguen resultados puntuales. Quizá atendiendo a un “Decálogo” de factores o condiciones para lograr el crecimiento económico en el corto y mediano plazo. Integrar 10 comités o grupos de trabajo. En cada grupo se podrían integrar de manera voluntaria y comprometida: empresarios, especialistas, intelectuales, científicos, líderes y ciudadanos interesados.

UN MODESTO EJEMPLO DE UN ACUERDO NACIONAL

Con lo antes expuesto, digo, a manera de ejemplo, los pasos a seguir para concretar un Acuerdo Nacional para lograr el crecimiento económico que requiere el país.

NÚMERO 1: COORDINACIÓN DEL ACUERDO NACIONAL PARA EL CRECIMIENTO ECONÓMICO (CANACE).- Asegurar una base sólida y duradera de amplio apoyo político al “Acuerdo Nacional”. Responsables Presidente de la República, Jefe de la Ofcina de la Presidencia. Plan, tiempos, responsables, metas, acciones. SHCP, UNAM, ITAM, CIDE.

NÚMERO 2: ESTABILIDAD MACROECONOMICA.- Responsables SHCP, Banco de México, CCE.

NÚMERO 3: INVERSIÓN NACIONAL Y EXTRANJERA.- A cargo de la SHCP, SRE, Secretaría de Economía, CCE, Canacintra, Canaco, Canaintra, Canaic, Asociación de Banqueros, AMIE.

NÚMERO 4, EMPLEO Y FORMACIÓN DE CAPITAL HUMANO. Responsables SEP, ST, universidades, Canacintra.

NÚMERO 5, SEGURIDAD JURÍDICA Y ESTADO DE DERECHO.- A cargo de SCJN, CJF, FGR, líderes de senadores y de diputados, juristas especialistas.

NÚMERO 6, AHORRO.- Responsables SHCP, banqueros, Afores, pensiones del IMSS e ISSSTE.

NÚMERO 7, SEGURIDAD.- A cargo de SSP, Sedena, Marina, FGR, gobernadores, Poder Judicial, especialistas.

NÚMERO 8, PLAN INFRAESTRUCTURA.- Responsables SHCP, SCT, Sedena, CCE, CANAIC.

NÚMERO 9, INNOVACIÓN CIENTÍFICA Y PROGRESO TECNOLÓGICO.- A cargo de Agenda Digital, SEP, Conacyt, Canacintra, centros de investigación, universidades.

NÚMERO 10, PROYECTOS ESPECIALES.- Responsable el Jefe de la Oficina de la Presidencia.

Estamos a tiempo de fincar bases sólidas para una auténtica transformación nacional que permita al país dar el gran salto hacia un crecimiento económico sostenido, con todos los beneficios que ello implicaría: Reducir pobreza, mejorar programas de salud, educación, seguridad, así como procuración e impartición de justicia, además de lograr el anhelado Estado de Derecho con mayor justicia y bienestar social.

Si el Presidente de la República no aprovecha de manera oportuna y eficaz el gran apoyo y capital político con que cuenta, al concluir este sexenio podríamos lamentarlo y decir “Lo que no fue no será”.

Es mejor lograr un “Acuerdo Nacional” de gran envergadura, que trascienda y sea palanca de progreso y desarrollo, en el que participen todos los sectores sociales. México y los mexicanos lo merecen.

No hay que echar al cesto de la basura las palabras de Romo: “Sin crecimiento económico no hay nada que hacer”… es más, se lanzó a fondo al señalar que “sin crecimiento económico no hay Cuarta Transformación”.

Y es que en su participación en el foro Fondos de Inversión 2020 organizado por Asociación Mexicana de Instituciones Bursátiles (AMIB), Alfonso anotó que el gobierno federal está consciente que “este año es clave para la economía mexicana, se vienen elecciones, y antes de tiempo hay que cambiar la inercia para poder crecer más”.

Enfatiza que su misión es ganarse la confianza de los inversionistas a través de la certidumbre legal y normativa.

Apuntó que el plan de infraestructura en energía “es importantísimo para ganar la confianza” de un sector que ha estado siempre en una disputa en los últimos meses.

Y Romo ya tiene su plan: El objetivo en el sector energético son dos: mantener los precios, incluso traer tecnología que abarate el costo para que la población no sufra de incremento, y dos: aprovechar los bajos precios del gas para que México se convierta en una potencia industrial.

Con todo este panorama, de ese tamaño es el reto de Alfonso con el Primer Mandatario y con todos los mexicanos. Ojalá todo salga bien por México, nuestra patria querida.

** Maestro y Consultor