¡Alarma y pánico en la AIC! Hay tres infectados del coronavirus

La Agencia dependiente de la Fiscalía General de la República toma medidas precautorias por el brote del Covid-19y se quedará de guardia sólo el personal necesario

 

POR JOSÉ VIEYRA

El miedo no anda en burro, pero la alarma y pánico llegó a la Fiscalía General de la República (FGR) ante el descubrimiento del brote del coronavirus en cuando menos tres elementos pertenecientes a la Agencia de Investigación Criminal, cuyas oficinas se ubican en Avenida de la Moneda 333, en la alcaldía Miguel Hidalgo.

Al saberse la noticia de que dos de los elementos, uno de investigaciones y otro de implementaciones, habían resultado positivos al coronavirus, se dio la voz de alerta y funcionarios, servidores públicos, policías, entre otros, entraron en pánico.

Ante tal situación, los altos mandos de la agencia “tomaron medidas precautorias” y de inmediato pretendieron combatir la propagación del virus entre los demás elementos aplicándoles gel en las manos.

También se avisó de inmediato a las autoridades de la Secretaría de Salud, “para que tomen cartas en el asunto”.

Ni tardos ni perezosos los altos mandos de la FGR giraron instrucciones para que todo el personal que no sea necesario sea retirado a sus domicilios y sólo quede personal de guardia en las mismas.

EL BROTE EN AIC POR NEGLIGENCIA DEL GOBIERNO FEDERAL

Este brote epidémico en el sector policiaco a nivel federal es una muestra más de la negligencia con que el Ejecutivo Federal y las autoridades del sector salud están “coordinado la lucha contra la epidemia china”.

A pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho un llamado urgente al gobierno federal, local y de los estados, así como a especialistas epidemiólogos, para prevenir lo más posible la expansión del Covid-19, la negligencia fue notoria desde un principio y los resultados están a la vista y siendo graves.

Cabe señalar que un senador de Movimiento Ciudadano difundió que se ocultan cifras de infectados por órdenes del Ejecutivo federal y explicó que a las víctimas las registraban como enfermos de influenza, mas no del Covid-19.

CIFRAS MAQUILLADAS

Es de recordar que el Presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó controlar la información del problema en México y dio instrucciones al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell para “informar” todas las noches sobre los “avances epidemiológicos en México”… y para muchos son cifras maquilladas.

Es indudable que las medidas de prevención para alargar la entrada a México del virus mortal se aplicaron tarde. No se impidió el aterrizaje de aviones procedentes de Europa con personas contagiadas. Tampoco se controló la entrada de aeronaves procedentes de Estados Unidos.

La mayoría de los contaminados han sido personas con recursos económicos para viajar a cualquier parte del mundo, pero esto ya lo sabía el experto en temas de epidemiología Hugo López Gatell, pero hasta el momento sigue llevando al pie de la letra las indicaciones del Ejecutivo federal.

HUGO LÓPEZ, ‘SERVICIAL’ A AMLO

La falta de ética profesional de una persona con doctorado en la Universidad de John Hopkins, Estados Unidos, Hugo López Gatell, en epidemiología, es imperdonable porque actúa con la misma negligencia que hizo cuando se manifestó en el país el brote de H1N1, sin importarle la salud de los humanos.

Para él, de acuerdo con declaraciones de médicos que lo conocen y pidieron reservar sus nombres  para no sufrir represalias, primero “es servirle al patrón y lo que el patrón diga”, que cumplir con la promesa de Hipócrates de velar por la salud de los seres humanos.

En esa época no le interesó lo que sucediera a la población al resultar infectada por el virus del H1N1, él recibía órdenes del Presidente en turno y de los titulares del sector salud. Además, en esa época los salarios eran “¡buenos!”.

En el tema del coronavirus mostró una vez más su negligencia para actuar porque capacidad para aplicar programas de prevención en contingencias como ésta la tiene, pero como dice aquella canción: “primero yo y luego yo y por serte franco al último yo”.

El virus mismo llegó a través de personas acaudaladas, unas acudieron a asuntos de trabajo a Italia, Francia, España o Estados Unidos, otros fueron en plan familiar y otros viven en esos países.

Tan así se oculta la información sobre cifra de infectados que en Puebla hay más de 200 y en Guadalajara, Jalisco, la cantidad se desconoce, ya que dos grupos formados por 400 personas llegaron a ese estado procedentes de EU… y la mayoría, se dice, venían infectados. De ello nada ha dicho López Gatell.

Por dignidad y vergüenza el subsecretario de Salud debería renunciar a su cargo, pero él sigue cumpliendo las órdenes del Ejecutivo federal, quien jura y perjura que “saldremos bien y no pasa nada”… y él sigue de giras y dando besos y abrazos.

SHEINBAUM, NI LA MENOR IDEA DEL COVID-19

Por lo que respecta a Claudia Sheinbaum Pardo, no tiene ni la menor idea de lo que es una epidemia de esta naturaleza y por ello permitió que se realizaran los dos eventos musicales, uno en el Palacio de los Deportes, cuyo infectado en el evento falleció ayer en el INER, así como el del Zócalo.

La pregunta que surge es como dice la canción del ex Buki Marco Antonio Solís, “¿a dónde iremos a parar?”.