En CDMX, irresponsabilidad ciudadana

 

  • Devotos de San Judas Tadeo, compradores en mercados de Sonora y La Merced, desestiman la pandemia por devoción y la tradición


  • Ciudad de México, duramente golpeada por el número de contagios y muertes provocadas por el Covid-19. 


  • COPARMEX local, hizo un llamado a todos los capitalinos para conducirse con profunda sensatez

 

Por Guillermo Pimentel Balderas

 

El 28 de octubre, la devoción relegó a la pandemia pues haciendo caso omiso al llamado de las autoridades ante la emergencia sanitaria para protegerse del Covid-19, por la situación complicada que hay en la ciudad de México, que ha sido duramente golpeada por el número de contagios y muertes provocadas por este virus, no basto para que cientos de devotos de San Judas Tadeo, denominado Patrono de los casos difíciles e imposibles, se arriesgaran y no faltaran a la cita en la Iglesia de San Hipólito, en la Alcaldía de Cuauhtémoc. 

Y, en la Alcaldía de Venustiano Carranza, en los mercados de Sonora y La Merced, por ejemplo, también cientos de personas, por tradición, por el “Día de muertos” y “la temporada Decembrina”, siguen aglomerándose para hacer sus compras, desoyendo las medidas de emergencia sanitaria y, a costa de su sanidad.

A pesar de la alerta salubre por la epidemia que, las autoridades de la Ciudad de México han difundido ampliamente y que, inclusive, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, lamentó que por décima octava semana se mantendría el semáforo naranja, con alerta (¿a roja?) por Covid-19, no fue impedimento para que la fe, la creencia, la devoción, la tradición o, quizá, la falta de conciencia y responsabilidad ciudadana, prevalecieran a costa de la propia salud.

El gobierno de la Cuarta Transformación (4T), en voz de la titular de Gobernación, Olga Sánchez, a pesar de la alerta sanitaria y la irresponsabilidad de la ciudadanía, no solo en la capital de la república sino también en otros estados, descartó un posible “toque de queda” o un obligado confinamiento casero.   

En CDMX, sin responsabilidad ciudadana

Ante esta realidad, el líder empresarial en la ciudad de México, Armando Zúñiga Salinas, hizo un llamado a todos los capitalinos para actuar con profundo sentido de responsabilidad y solidaridad para acatar las medidas de seguridad y sana distancia y, por supuesto, a hacer uso razonable de actividades públicas.

Refirió que hoy se requiere que, en unidad, todos los capitalinos aportemos lo que esté en nuestras manos para intentar controlar la pandemia, pues “la mayoría de los contagios no se están dando en los negocios y las empresas… los contagios están aumentando por la falta de conciencia y responsabilidad ciudadana”, acotó.

El empresario en seguridad privada, dijo que es necesario romper el falso dilema 

entre cuidar la salud o cuidar la economía… “ambas cosas son fundamentales”, subrayo y, agregó: “Quizá ya se nos olvidó que apenas hace 6 meses la Ciudad tuvo que cerrar todo tipo de actividad económica no esencial y pedirle a la gente confinarse voluntariamente en casa para cortar la ruta de los contagios”.

El dirigente de Coparmex-CDMX, demandó la unidad de todos los capitalinos y la aportación en lo que esté en nuestras manos para intentar controlar la pandemia y enfrentar los efectos en la salud y en la economía que ha provocado la epidemia pues debe ser el mayor reto de unidad y solidaridad al que debemos atender.

“Es necesario que se revisen las políticas, estrategias, objetivos, mecanismos de apoyo para evitar el mayor número de fallecimientos posibles y la reactivación económica se produzca en menor tiempo. Por ello, es muy importante insistir en que la actividad empresarial debe continuar con total determinación, con altos niveles de seguridad y exigiendo que la autoridad obligue a todos (formales e informales) al cumplimiento de las normas y protocolos establecidos.

“Como sociedad, debemos entender que la realidad nos obliga a cambiar, a acoplarnos a una nueva normalidad, que en muchos casos implicará dejar de hacer actividades que antes eran parte de la idiosincrasia nacional y local. Me refiero a que debemos encontrar nuevas formas de celebrar con seguridad y responsabilidad el ya próximo Día de Muertos y las festividades navideñas y de fin de año”, detalló. 

Clamó que llevamos ya 18 semanas en semáforo naranja… ¿por qué no nos unimos para cuidarnos entre todos e intentar pasar a semáforo amarillo en los próximos 15 días?… deliberó.

“Ello –agregó- nos permitiría avanzar en la disminución de los contagios y en la recuperación económica…  seríamos un ejemplo de solidaridad, unidad y participación social para salir de la crisis. Este es un llamado a la esperanza, a poner los ojos en el futuro, a innovar para vencer la adversidad. Porque, desde COPARMEX Ciudad de México impulsaremos una campaña que ayude a hacer conciencia de ello y convocamos al Gobierno de la Ciudad y a todos los sectores políticos y sociales de la Capital a unirnos en este propósito… 

Finalmente –por medio de un mensaje videograbado-, recordó Zúñiga Salinas que prácticamente el 90% de la actividad productiva está basada en actividades de servicios, por tal motivo un nuevo cierre de actividades colocaría al borde de la muerte a miles de empresas y empleos. La pregunta es… ¿de verdad queremos llegar a eso?, objetó.

Como referencia, en varias enciclopedias, se define a la devoción como la entrega total a una experiencia, por lo general de carácter religioso. Se acentúa: Es la irresistible atracción hacia una idea, una persona, un rey, un santo, un dios, una persona amada o un ser vivo.

En tanto, la tradición es la transmisión de costumbres, comportamientos, recuerdos, símbolos, creencias, leyendas, para las personas de una comunidad, y lo que es transmitido se convierte en parte de la cultura.

Ni Chairo, ni Fifí, mucho menos traidor… 

guillermo.pumageneracion1979@gmail.com